miércoles, 6 de febrero de 2013

Las sesiones (2012)

Por Carlos: ****1/2

Desde que Amenábar dirigiera en el 2004 Mar Adentro, el público en general parece estar más preparado para películas que supongan la puesta en escena de algún personaje con algún grado de invalidez. Lo que en otras circunstancias podría suponer algo doloroso, algunos directores consiguen llevarlo a cabo de una forma lúdica y veraz pero a la vez poco traumática. David Lynch en El hombre Elefante consiguió llegar a un grado de desesperación en el personaje e incomodidad en el espectador sin igual, y la tendencia hasta mediados de los noventa, hasta la aparición de Forrest Gump, era mostrar la discapacidad como un precipicio abismal donde los personajes que la sufrían y sus consecuencias no eran aptos para personas sensibles: Johnny cogió su fusil, Alguien voló sobre el nido de cuco o Mi pie izquierdo, son ejemplos de ello.

Sin embargo, Las sesiones es una película que el desconocido Ben Lewin consigue llevar por cauces pocas veces vistos. En lugar de enfocar la trama de un hombre discapacitado a causa de una atrofia muscular total como un mero caso de superación personal, la película se centra en su deseo de conseguir placer sexual por primera vez en su vida. La discapacidad en esta ocasión, pasa a un segundo plano, siendo el hilo conductor de la historia, pero no el hecho protagonista de la misma.

Esta dificultad en el planteamiento, requería de un actor implicado en el papel. John Hawkes, al que recordaréis por The winter´s bone, interpreta a Mark O´Brien. Sin exagerar demasiado, Hawkes ofrece una de las mejores interpretaciones masculinas de los últimos años. Sin mover un músculo del cuerpo, su nivel interpretativo está por las nubes, y su amplitud de registros es abrumadora. Lo acompañan Helen Hunt, que se desnuda, como se suele decir, física y emocionalmente en la película, y un genial William H. Macy, que por qué no decirlo, demuestra una vez más que es uno de los mejores actores secundarios de toda la historia del cine.

La película inspira buenrrollismo, amiguismo, y un simpatiqueo que sin duda alegrará el día a más de uno. Es una cinta original, con un guión simple y eficiente y una puesta en escena directa. Para mi gusto sobra un pequeño flashback a la mitad de la película, pero suelo odiar esas cosas.

Lo mejor: El mejor trío actoral del año.
Lo peor: El flashback.

3 comentarios:

Juanmez dijo...

Helen Hunt enamora...

Jose MME dijo...

Coñazo de peli...

Cristina dijo...

Macy secundario nivel Dios!