martes, 12 de febrero de 2013

El Hobbit (2012)


Por Carlos: ****1/2
Críticas y más críticas…pero mira por donde, a mí sí me gustó.

Hace ya varios años, Peter Jackson y Guillermo del Toro se reunieron para dar lugar a la inevitable adaptación de El Hobbit, después de la arrolladora presencia de la trilogía de LOTR en la cinematografía mundial, tanto a nivel económico como de premios. Tras tres años, tan sólo tenían el guión, y un montón de naves llenas de máscaras, trajes, y decorados, pero ni un solo plano grabado. Del Toro abandonó, y Jackson, al que podríamos definir como el apóstol de Tolkien en la tierra, tomó las riendas de la nueva, ¿trilogía?

He de reconocer que el anuncio de una trilogía me llamó la atención. Si de mil trescientas páginas sacaron tres películas, de trescientas y pico es difícil sacar también otras tres de la misma duración, además. Pero la solución es bien sencilla ya que El Hobbit está adaptado renglón a renglón del libro original. No falta absolutamente nada. Cada diálogo, cada mínima escena, yo creo que hasta cada expresión de sorpresa o felicidad descrita en el libro, aparece en la película.

¿Y a qué vienen las críticas pues? No puedo comprenderlo. Podría hacer una división entre los que se leyeron el libro, y los que no. Los que se lo leyeron, y lo disfrutaron, deberían disfrutar también con la película. Una lectura del libro se visualiza en la cabeza tal y como Jackson lo plasma en la película. Ni más ni menos. Queda pues los que no se lo leyeron, y los que no les mola el rollo Tierra Media. A esos, les diría que se sentaran, y simplemente disfrutaran con la adaptación de un libro que no tiene la seriedad que uno se puede esperar, escrito para un público más infantil que los libros fantásticos y oscuros, como El señor de los anillos, pero cuya desbordante imaginación es suficiente para salir contento. Cambiamos caballeros negros y un mal antiguo y amenazante, por un grupo de enanos acompañados de un Hobbit que quieren derrocar al dragón que ocupa su castillo. Esto es fantasía, de la de toda la vida (y tanto, se escribió hace más de ochenta años), y ya entra dentro de cada uno aceptarla o no.

Lo mejor: Visualmente poderosa, apabullante. Y siempre es bueno volver a La Comarca.
Lo peor: Las inevitables comparaciones (no soy muy original, lo sé).

Confirmado: Peter Jackson también es un Hobbit.