viernes, 5 de octubre de 2012

Manolete (2012)

Con esta ácida reseña sobre la cinta "Manolete" aprovecho con mucho gusto la ocasión para introducir a J. Mariscal, quien a partir de ahora colaborará frecuentemente en el blog mientras mi compañero Carlos inicia su andadura en tierras germanas. Aún así desde la distancia, él procurará seguir al pie del cañón siempre que le sea posible. Desde aquí les deseo mucha suerte a ambos en sus respectivas nuevas etapas. ¡Un saludo de paso a todos nuestros seguidores!

Juanmez.

Por J. Mariscal: 1/2

Allá por 2007 nos sorprendía la noticia de que empezaba a rodarse una película biográfica sobre el torero Manolete, con protagonista extranjero (Adrien Brody, clavadito al matador), dirigida por un holandés y con Penélope Cruz, recién nominadita al Oscar por “Volver”, compartiendo cartel con el prota de “El pianista”. El reciente éxito comercial de “Alatriste”, promocionada en similares términos, y todo el derroche organizado alrededor del largometraje parecían indicar que nada podía fallar.

La realidad fue bien distinta. La cinta estuvo en un cajón durante muchos años y en aquellos países donde se estrenaba sólo servía para recibir las críticas más descarnadas. Se decía que su no estreno en España era por motivos judiciales, pero lo que se intuía era algo diferente. Lo que se intuía es que ni metiendo la famosa canción de “No me pises que llevo chanclas” en la banda sonora la película podía haber sido más ridícula.

92 minutos mal contados de diálogos ridículos hasta el extremo (qué risa cada vez que alguno de los protagonistas decía papito o mamita), en los que por lo menos el 80% están dedicados a ver como Manolete moja la taleguilla cada vez que aparece una Lupe Sino que, aparte de un culo para exponerlo en un museo, no tiene mucho más, y es que el personaje de Penélope, que se supone catalizador del hundimiento personal del torero, básicamente es un maniquí, hasta la muñeca de Michel Piccoli en “Tamaño natural” tenía más empaque como personaje. Que sí, que muy guapa, pero sosa es poco. Quizá tenían que haber explotado más los poderes telepáticos que muestra en la extraña secuencia de la muerte del torero (¡huy, spoiler!), quizá haya un spin-off, una especie de “X-Men: Sangre y arena”.

Adrien Brody va toda la película con la mirada perdida, triste por no se sabe qué (se supone que por su tormentosa relación con Lupe, pero vamos, que antes ya tenía esa cara, venía así de serie), parece que su padre la ha escondido el scalextric. Ganas que tenía el muchacho de pillar el cheque y de quitarse rápido el traje de luces que le apretaba mucho los genitales.


Mención aparte merecen los otros dos actores que tienen más de dos líneas de diálogo. Juan Echanove, que tiene las mejores líneas de la película con “ya te besé el culo pero no te acuerdas” o “si te tienes que morir que sea en Madrid, pero en Linares no”. Por ahí también anda Santiago Segura hablando con el deje de Torrente y con una sobredosis de rayos uva encima.

He comentado que el 80% de la película es la supuestamente destructiva relación entre Manolete y Lupe. Y es que una cosa curiosa es que en un biopic de un torero apenas se mencione a los toros. Vemos la escena en que conoce a su apoderado, se menciona una rivalidad con Luis Miguel Dominguín (padre de Miguel Bosé, cuyo “Amante bandido” habría quedado simpático en alguna escena de cama) y luego tenemos la única secuencia en una plaza, la de la muerte en Linares, que podían haberla montado peor.

Resumiendo, ver “Manolete” es una experiencia que no hace falta tener una vez en la vida. No perdáis tiempo como yo en verla (y después en escribir esto). Ved otras películas, leed libros, salid, conoced a esa persona especial y construid una vida con ella. Seréis mucho más felices.

Lo mejor: La dirección artística está muy bien. Ahí se dejaron mucha pasta y no había para guionista.

Lo peor: Que hay que estar atento a los títulos de crédito para cerciorarse de que “Asylum” no se dedica ahora a hacer biopics.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Penosa... Yo no pude soportarla entera, admiro al que lo haya conseguido...