viernes, 12 de octubre de 2012

Lo imposible (2012)

Por Juanmez: ****

Sobrecogido me hallo cuando finaliza la proyección de "Lo imposible", y al igual que yo, numerosos espectadores que abarrotan la sala de cine hasta la mismísima fila dos en su riguroso día de estreno...

Después de "El orfanato", J. A. Bayona ha vuelto a dejarme boquiabierto con esta historia inspirada en el caso real de una familia que, como otras muchas, sufrió por desgracia el terrible tsunami que arrasó gran parte del sudeste asiático allá por el año 2004. Esta epopeya sobre la supervivencia brinda un sentido homenaje a esas miles de familias cuyas vidas quedaron marcadas y quebradas para siempre, pero lo hace sin caer en la sensiblería que persigue la lágrima fácil. En este caso, uno se emociona casi sin darse cuenta, el llanto sale prácticamente solo ante la crudeza de unas imágenes que traspasan la pantalla y perforan las retinas. 

Tampoco hay cabida aquí para los heroísmos injustificados ni para los típicos flashbacks que suelen mostrar lo feliz que era la familia antes de haber experimentado un desastre natural de tal magnitud, recursos pretenciosos ya muy manidos que solo están destinados a despertar la fibra sensible en el espectador de manera artificiosa. Aquí no. Aquí, salvando algún  elemento cuestionable (esa pelota roja que aparece y desaparece o ese niño rubito de anuncio son buenos ejemplos de ello), contemplamos lo que sucedió sin demasiados excesos ni florituras; simplemente hay dolor, angustia, desesperación, y ¿por qué no? Esperanza. Todo ello en su pura esencia. No es necesario añadir nada más.

Como cabía esperar, la cinta a nivel técnico es impecable. A veces incluso da la sensación de que no hay capas de ordenador y de que estamos asistiendo a una catástrofe que podría ser idéntica a la que se emite en cualquier telediario, a mi modo de ver menos efectista y más creíble que la que Clint Eastwood firmó en la insufrible "Más allá de la vida", si establecemos comparaciones. Merece la pena hacer mención a la secuencia en la que contemplamos el cuerpo de Naomi Watts siendo arrollado brutalmente por la tromba de agua (no me extrañaría que nominaran la película a efectos visuales en los Oscar del año que viene). A su vez, la dirección de fotografía y la banda sonora son brillantes, pues subrayan tanto la fuerza como el desamparo que la narración desprende en todo momento.

Dejando a un lado el apartado audiovisual, el gancho indiscutible de "Lo imposible" era su pareja protagonista. Bayona ha sido muy inteligente escogiendo a actores de renombre internacional de la talla de Ewan McGregor y Naomi Watts. Ambos se reparten muy bien el peso interpretativo, pero la desgarradora interpretación de Watts supera a la de McGregor con creces. También sorprenden sus hijos en la ficción, pues llenan la pantalla sin problema alguno; ahí se ven los frutos de un buen casting...   

Sinceramente, hacía tiempo que no amortizaba mi entrada en el cine como ayer, da gusto comprobar que todavía hay ideas aprovechables que merecen la pena ser adaptadas a la gran pantalla. Tan solo hay que seguir indagando en suculentas historias que están deseando ser contadas, y explorar vías diferentes para trasladarlas al gran público. No todo está perdido... 

Lo mejor: La honestidad con la que está abordado el relato.

Lo peor: La innecesaria presencia de Geraldine Chaplin, que no aporta absolutamente nada los escasos minutos que aparece en el metraje.

5 comentarios:

León dijo...

Pues lamentamos discrepar desde nuestro blog, pero nos ha dejado bastante frios. Si en algún momento se llora, es casi por que te obligan a punta de pistola a base de solazarse en la catastrofe. El guión es muy malo, y lleno de cosas increibles, que no estaría de más, ya que el cine es mentira, no lo olvidemos, pero que son inadmisibles en una película que se vende como una historia verdadera. Para tomarse tantas licencias, hubiese sido más honesto que hubieran realizado una historia ficitica y punto. La cinta tiene muy buena factura y esta bien rodada, pero por mucho que imite los movimientos de camara y planos de Spielberg, esta a años luz de tener su narrativa y profundidad.
Algo mejor que "El orfanato", pero bastante mediocre y decepcionante

Juanmez dijo...

Jajajaja, bueno, es cuestión de gustos. Yo la verdad es que hacía tiempo que este año no me sentía tan convencido después de ver una película. ¡Gracias por comentar!

Javiercinéfilo dijo...

Coincido con Juanmez y su crítica, es una película sobre un desastre natural, ¿qué podía esperarse? Estaba claro que habría instantes lacrimógenos a mansalva, pero no por eso deja de ser conmovedora o de estar filmada con mucho respeto.

Un saludo blogerosss

Marisa G. dijo...

Pues a mí me ha encantado.. todo! Incluido Geraldine Chaplin. Ya sabemos que Bayona tiene predilecciones. Un saludo!

Jose MME dijo...

En una catástrofe donde miles de personas que vivían en la zona murieron o vieron arruinadas sus vidas perdiéndolo todo nos tiene que dar pena una familia pija que estaba pasando unas vacaciones paradisíacas y que encima al final se salvan todos por lo que el tsunami no tiene ningún efecto realmente trágico sobre sus vidas.

Anda, Bayona, métete la música lacrimógena por el culo.