domingo, 18 de marzo de 2012

Retrospectiva: La Venus rubia (1932)

Josef von Sternberg, director de 'La Venus rubia', fue el principal artífice de la elaboración del mito de Marlene Dietrich, que a día de hoy, sigue siendo considerada como una de las más grandes divas del séptimo arte. La vida de ambos daría un vuelco tras la realización de 'El ángel azul', película en la que Sternberg pudo sentirse por primera vez plenamente realizado como director, y donde empezaría una fructífera racha de siete películas junto a Marlene Dietrich, la que sería una de las personas más importantes de su vida, tanto en el plano profesional como sentimental.

El guión de la película entonan con la dirección de Sternberg. Son complejos, pero a la vez sencillos, donde el guión está formado por tramas que se van sucediendo, y no con la estructura normal introducción, nudo y desenlace. En 'La Venus rubia', se nos presenta el conflicto inicial de una mujer que vive con su hijo y con su marido, un químico que enferma debido a una exposición prolongada con materiales radioactivos. Éste, necesita urgentemente viajar a Alemania, donde un famoso doctor puede tratarlo, pero necesita para ello una suma de dinero que en ese momento no poseen. Aprovechando su pasado, el personaje de Dietrich empieza a trabajar como cabaretera, consiguiendo un notable éxito.

Tras una primera parte, la película evoluciona y surgen problemas derivados de esta situación inicial, agrupados en varias secuencias cuyas localizaciones y conflictos nada tienen que ver unos con otros, pero con un hilo conductor común. Es por esto que los guionistas consiguen una historia interesante desde el punto de vista estructural y narrativo, pasando de un drama a una road movie en algunos momentos, lo que confiere a la cinta de una nueva dimensión, más amena, para volver de nuevo al drama. La aparente simplicidad es fruto de un inteligente guión, adornado con escenas divertidas en las que Dietrich muestra sus dotes como cantante, y una serie de ingeniosos diálogos. Sternberg además introduce escenas dinámicas, bastante adelantadas para el año en el que se rodó la película.

Además, debemos hacer una mención aparte para la aguda sensualidad que posee la película, ya desde el primer minuto, en una escena donde varias mujeres nadan desnudas en un lago, mientras varios hombres miran. A esto, se le suman escenas donde Sternberg juega con el espectador, pero siempre guardando las formas (recuerdo que hablamos de 1932): piernas de bailarinas, mujeres en paños menores, e incluso una escena en la que le piden a la Dietrich que por favor, enseñe las piernas. Marlene Dietrich explota también sus encantos, para demostrar que su estatus de diva era más que merecido. El resto del elenco también es de mención, con un genial Herbert Marshall ('La loba', 'Desayuno para dos'), secundario de lujo del cine clásico, y un primerizo Cary Grant, en un papel, como no, de galán, tan odioso como efectivo.



'La Venus rubia' es una película de contradicciones, donde una mujer lucha por el amor de su marido, y se ve privado de él. Durante toda la película, se sufre por el personaje de Marlene, al cual la sociedad le ha despojado de sus derechos. El tono de la película adquiere momentos angustiosos, y algunos de absoluto desahogo, para llegar a un final catártico en el que la legitimidad y el sentido común reinan. 'La Venus rubia' es cine que perdura.

No hay comentarios: