viernes, 9 de marzo de 2012

Extremely loud and incredibly close (2012)

Por Juanmez: *

Cuesta imaginar que una película de Stephen Daldry, director de las magníficas “Billy Elliot”, “Las horas” y “El lector” respectivamente, haya tenido una acogida tan pésima. En un principio pensé que exageraban y que “Extremely loud and incredibly close” estaría al nivel de sus anteriores trabajos, pero después de darle una oportunidad fue cuando comprendí críticas del siguiente calibre: “Es una película a la caza del Oscar en su forma más descarada y censurable” (Lou Lumenick: New York Post). "Trata de hacernos sentir bien, incluso virtuosos, simplemente por el hecho de 'sentir'. Y sí, puede que llores, pero cuando te sacan las lágrimas forzadamente como aquí, el verdadero sentimiento debería ser el de rabia." (Manohla Dargis: The New York Times). "Extremadamente falsa e increíblemente histérica." (Luis Martínez: Diario El Mundo). Lo más triste de todo es que tienen razón, rara vez simpatizo con los críticos, pero en este caso coincido al 100% con la mayoría.

El motivo por el que he citado textualmente sus opiniones se debe a que sinceramente yo no podría haberlo expresado mejor: esta película, de título difícilmente pronunciable y traducción española completamente desacertada, está realizada con el único propósito de acaparar estatuillas de la forma más indecente y tramposa posible; afortunadamente solo obtuvo dos nominaciones y se fue de vacío porque de lo contrario habría perdido la escasa credibilidad que tengo de los Oscar.

La historia nos narra como un niño (un repipi e inaguantable Thomas Horn) perdió a su padre (un irritante Tom Hanks) en el fatídico atentado del 11- S y no logra superarlo. Un día investigando encuentra en el armario de su padre una llave en un sobre en el que pone "Black", y entonces decide buscar por toda la ciudad (equipado con una innecesaria pandereta cuyo sonido le tranquiliza) a todos los que tienen este apellido con la posibilidad de que tengan la cerradura en la que encaje dicha llave, empecinándose en que es algo que guarda relación con su progenitor fallecido.

Por muy interesante que suene la premisa, no os dejéis engañar, puesto que la búsqueda constante del chaval se hace soporífera y desesperante desde el minuto uno por diversos motivos: hay falta de ritmo en el desarrollo de acontecimientos, el personaje de Max von Sydow se ve forzado (no voy a revelaros qué papel juega para no destripar nada), las tramas secundarias (como la de Sandra Bullock) son irrelevantes, y por último los flashbacks que muestran escenas del pasado son demasiado repetitivos y buscan el sentimentalismo fácil. Mi consejo es que no perdáis el tiempo viéndola y os quedéis con el buen recuerdo de otras cintas de Daldry…

Lo mejor: Su fotografía no es nada desdeñable.

Lo peor: El niño protagonista es repelente a más no poder, desconozco si es porque el papel se lo exigía o porque actúa así (espero por su bien que sea por lo primero).

1 comentario:

Anónimo dijo...

where to buy valium uk buy valium serbia - valium para que sirve