martes, 20 de marzo de 2012

En tierra de sangre y miel (2012)

Por Carlos: ****

En 2001 Danis Tanovic sorprendió al mundo con 'En tierra de nadie', a día de hoy una de las mejores películas sobre el conflicto serbio-bosnio de principios de los noventa, un tema poco tratado en el cine. Quizás por ello, es bastante sorprendente que la actriz Angelina Jolie, a la cual estamos acostumbrados a ver en alfombras rojas, e interpretando papeles en superproducciones, se vea inmersa en las labores de producción, escritura y dirección de 'En tierra de sangre y miel'. Pero a diferencia de la sátira que nos propuso Tanovic sobre las contradicciones de la batalla, Jolie nos ofrece su punto de vista dramático, mostrando el cruel enfrentamiento que tuvo lugar.

Y para ello, lo que más se aprecia de la película (aunque a muchos puede echar atrás), es una impresionante y opresiva atmósfera desde el principio que juega con la sensibilidad del espectador, estremecido ante las impactantes atrocidades que tuvieron lugar. Jolie no se corta, mostrando toda una suerte de escenas protagonizadas por insensibles militares serbios contra civiles musulmanes de todas las edades.

Como el conflicto fue largo y difícil de resumir, Jolie se centra en la vida de las mujeres musulmanas, y especialmente, en una de ellas, Ajla (Zana Marjanovic), una pintora cuya vida discurría normalmente hasta que estalla la guerra, que la obliga a separarse de su hermana y su sobrino y es internada en un centro militar para servirlos. Allí, se reencontrará con un viejo conocido del que estuvo enamorada antes de la guerra, y que ahora se encuentra en el bando contrario.

'En tierra de sangre y miel' es por tanto una buena película, no apta para todos los públicos. Puede herir sensibilidades por su crudeza en algunas escenas y por una tensión en algunos momentos casi insoportable. Jolie dirige con buen pulso, y el guión está muy bien estructurado, con una historia bien hilada donde conocemos de primera mano el enfrentamiento, sus causas, sus puntos de vista y la visión de los generales y militares, además del modo en el que vivían, además de la existencia de campos de concentración, donde vivían hacinados montones de musulmanes.

Lo mejor: La excelente atmósfera.

Lo peor: Puede resultar excesiva en algunos momentos.

No hay comentarios: