jueves, 26 de enero de 2012

Albert Nobbs (2012)

Por Juanmez: **1/2

¿Os imagináis que para conseguir un empleo en los tiempos que corren de paro y crisis tengáis que haceros pasar por alguien del sexo opuesto? Pues esto es lo que le sucede a Glenn Close en “Albert Nobbs”, interpretando a una mujer que se hace pasar por hombre para poder trabajar como mayordomo en una pensión del Dublin del siglo XIX.

Estamos ante una película cuyo objetivo principal es el lucimiento descarado de su actriz protagonista: la todoterreno Glenn Close, quien es evidente que quiere ganar el Oscar después de cinco intentos fallidos (el más doloroso sin duda el que no ganó por “Las amistades peligrosas”); y de momento ha conseguido una sexta nominación este año por este ejercicio de travestismo que resulta tan convincente como irrisorio a partes iguales. Con esto no estoy afirmando que su actuación no sea creíble ni talentosa, pues hay momentos en los que Close conmueve; pero la presencia de Janet McTeer como secundaria juega en su contra, ya que al encarnar también a una mujer oculta bajo una apariencia varonil surgen las inevitables comparaciones. McTeer consigue hacerle sombra más de una vez porque, a diferencia del encorsetamiento de Close, ella transmite mucha más seguridad en sí misma y se comporta con mayor naturalidad en los escasos minutos que aparece.

Si a esto añadimos que el conjunto en líneas generales no está a la altura de sus interpretaciones, el resultado final pierde puntos irremediablemente. La trama es debilucha, debido fundamentalmente a la existencia de líneas argumentales flojas y huecas, como la del fatídico romance entre Mia Wasikowska y Aaron Jonhson en la ficción. Además, el ritmo narrativo está desnivelado en ocasiones, algo apreciable es la conjunción de secuencias excesivamente pausadas con otras que se resuelven de manera un tanto precipitada. Quizás, lo más destacable del film sea la pérdida total de identidad que sufre el complejo personaje de Nobbs, ya que al estar aprisionado tanto tiempo en un cuerpo de hombre, acaba viviendo en un estado de confusión y frustración perpetua hasta el preocupante extremo de que hay determinados momentos en los que parece que ni él mismo (o mejor dicho, ella misma) sabe con certeza quién es en realidad; pero una vez más el asunto es abordado tan superficialmente que apenas se profundiza en el conflicto interno.

No obstante, hay que reconocer por otra parte que la ambientación está muy cuidada y que el tema musical escrito por la misma Close (de ahí lo de todoterreno) es muy apropiado. Resulta llamativo que haya sido ignorado en los Oscar, teniendo en cuenta que solo han escogido dos canciones para competir en dicha categoría...

Resumiendo, “Albert Nobbs” es una cinta demasiado modesta y comedida, carente del riesgo que merecía una historia a la que se le podía haber sacado más partido.

Lo mejor: Las interpretaciones, sobresaliendo la de Janet McTeer.

Lo peor: Su perjudicial atmósfera de telefilm.

No hay comentarios: