jueves, 15 de diciembre de 2011

In time (2011)

Por Juanmez: ***

Después de 6 años el director Andrew Niccol (autor de la irresistible “Gattaca” entre otras) vuelve a la carga con este thriller contextualizado en un futuro no muy lejano donde el tiempo ha reemplazado al dinero y se ha convertido en la única moneda de cambio. Además, en este mundo falsamente utópico ya nadie envejece, pues gracias a la ingeniería genética estamos programados para que al cumplir los 25 años dejemos de hacerlo, algo que por cierto da lugar a peligrosos equívocos a la hora de buscar con quien pasar la noche (uno no sabe si está ligando con alguien que en realidad le triplica la edad debido a su juvenil aspecto).

Pero naturalmente esto es una mera anécdota en comparación con la grave coyuntura que “In time” plantea: si se quiere vivir más años hay que ganar tiempo, o de lo contrario la vida llega a su fin. Mientras muchos trabajan en una especie de “ghetto” consiguiendo el tiempo suficiente para subsistir un día más, unos pocos privilegiados respiran despreocupados porque disponen de miles de años para disfrutar en una urbe exclusiva y aparentemente ideal.

Aunque este argumento está enmarcado en un futuro hipotético, rápidamente percibimos la clara denuncia que Niccol está haciendo al sistema vigente, casi idéntico al de la película con la diferencia de que es el dinero el causante de las acusadas diferencias sociales (para que un puñado de ricachones posea infinitos lujos, el resto se ve obligado a fastidiarse). Dispuestos a acabar con estas injusticias, aparecen en escena Justin Timberlake (un obrerete a quien parece haber poseído el espíritu de Robin Hood) y Amanda Seyfried (una niña pija y aburrida en busca de acción con reminiscencias de la forajida Bonnie Parker), ambos unidos por el propósito de subvertir este orden social establecido asaltando bancos para regalar tiempo a toda esa gente que vive desesperada y al límite.

Puede que la cinta no sea precisamente sutil, que escasee de diálogos intensos, que tenga algún que otro cliché y que diste de la elegancia con la que estaba narrada “Gattaca”; pero sin duda es de agradecer que Niccol no se ande con rodeos y sea directo en su mensaje, abordando una temática muy apropiada para la época de crisis económica global a la que estamos asistiendo y que estallará el día menos pensado. “In time” nos abofetea en la cara a modo de advertencia, pues lo que cuenta no es solo una simplona fantasía sin trasfondo, sino una lacerante visión de lo que podría llegar a suceder en un caso extremo.

Antes de finalizar esta reseña, me gustaría preguntaros: ¿en qué aprovecharíais el tiempo si sabéis que os quedan pocos minutos de vida? Un servidor francamente no tiene ni la menor idea…

Lo mejor: Su interesante premisa, que invita a la reflexión y que no pasará desapercibida.

Lo peor: Justin Timberlake es poco creíble haciendo de tipo duro a lo John McClane.

1 comentario:

Jose MME dijo...

Entre esta y la de Caperucita Amanda Seyfried está haciendo muchos méritos para ser la peor actriz del año.