viernes, 30 de diciembre de 2011

Drive (2011)

Por Carlos: ***1/2
A medio camino entre un 'Taxi driver' descafeinado y con menos chispa y el estilo desfasado y hortera de 'Corrupción en Miami', 'Drive' se confirma como uno de los productos más curiosos del año.
Ryan Gosling, uno de los mejores actores del momento, se enfunda la chupa de cuero para dar vida a un tipo que trabaja como especialista de películas por el día, pero que de vez en cuando hace trabajos sucios, llevando a ladrones lejos de la escena del crimen utilizando sus habilidades delante del volante. Gosling interpreta a ese prototipo americano que ya estamos bastante acostumbrados a ver. Tipo duro, con un pasado desconocido para el espectador pero seguro que difícil, y parco en palabras, tan comedido, que parece que va a reventar en cualquier momento. A su alrededor, 'Drive' nos sumerge entre luces de neón y música pop ochentera, jugando con el espectador, que se ensimisma con el envoltorio sin apreciar lo que realmente la película contiene, que es bastante poco.
Es de apreciar que la historia avanza de forma sutil y no es hasta los primeros cuarenta minutos donde se produce el giro argumental. Muy inteligentemente, el director, Nicolas Winding Refn, utiliza trucos para mantener la atención del espectador, y una bonita historia de amistad entre Gosling y su vecina, interpretada por Carey Mulligan, actriz que cada vez me parece más sosa. La fotografía, la música y los silencios, acomodan al espectador, debido a la falta casi en su totalidad de diálogos, o de diálogos al menos inteligentes. Los personajes principales parecen que están sumidos en su depresión y ensimismados en lo más profundo de su ser: no son capaces de decir tres palabras seguidas sin suspirar.
Adornando la escena, aparecen varios personajes que dan el contrapunto. Ron Perlman, Bryan Cranston y Albert Brooks son tres mafiosos que sin querer se cruzan en el camino de nuestro protagonista. Y como si de un Travis Bickle se tratara, éste utiliza su experiencia para quitarse de en medio a todo el que desestabilice su existencia, y la de sus seres queridos.
'Drive' es una película que gustará a muchos, tiene un ritmo muy bueno y escenas de acción eficaces en los momentos claves, unos actores sensacionales y una banda sonora al compás del guión. Pero no busquéis preguntas, simplemente sentaos en la sala y disfrutad con lo que veis.

Lo mejor: La ambientación, sumerge al espectador.

Lo peor: Salta a la memoria Taxi Driver (entre otras) durante toda la película.

1 comentario:

Juanmez dijo...

"Drive" es inclasificable, una de las cintas más peculiares del año. Tiene un toque retro que me encanta jejeje.