jueves, 10 de noviembre de 2011

Crónica de una decepción: Appaloosa (2008)

Supongo que más de una vez habréis salido defraudados del cine a causa de una película que en apariencia merecía la pena. Pues de vez en cuando dedicaré un espacio en el blog a aquellas cintas que me decepcionaron en su día, por muy buena acogida o excelentes críticas que tuvieran. Inauguro la sección con "Appaloosa", segunda experiencia de Ed Harris como director tras la brillante "Pollock".

Todavía recuerdo antes de ir a verla las alabanzas dichas sobre esta peculiar producción: "el mejor western desde Sin perdón", "un western de los que se recuerda", etc. Personalmente no me fascina el género, pero sí tengo en mi recámara grandes secuencias de inolvidables westerns que no viene al caso enumerar aquí y que quizás sean los responsables a la hora de determinar que "Appaloosa" está a años luz de ser un film memorable...

Desde luego es innegable que se trata de un producto bien elaborado, pulido y rematado por un versado Ed Harris; no obstante una vez pasada la primera media hora, la cinta se vuelve tediosa: quizás por su cansino desarrollo o tal vez por una trama en la que no hay cabida para los sobresaltos ni las sorpresas...

A mi modo de ver, daba la impresión de que el excesivo empeño de Harris por plasmar a la pantalla un western de la manera más pulcra posible desencadenó un resultado algo desfavorable: ¡es tan correcta y comedida que aburre! Aunque no todo fue negativo dentro de lo que cabía: se salvaban un sosegado Viggo Mortensen en su rol de compañero leal, una lograda puesta en escena y una espléndida fotografía; ahora bien, ¡a Renée Zellweger no la salvaría bajo ningún concepto! Estaba realmente espantosa...

Cuando salí de la proyección, me quedé con ganas de más, no sé de qué exactamente (a lo mejor algún giro imprevisible o alguna frase antológica), pero lo que sí supe con seguridad es que ni era "un western de los que se recuerda" ni "el mejor desde Sin perdón". Más que inolvidable para mí pasó inmediatamente al cajón de los olvidados...