lunes, 10 de octubre de 2011

Four lions (2011)

Por Carlos: ****1/2

Hay que tener en cuenta antes de ver 'Four lions', que las sensibilidades de más de uno puede verse herida. El tratamiento del islamismo en el cine tiene el inconveniente de que al ser un tema muy en boga y haber traído tantas desgracias, muchos podrían catalogar la película de siniestra o de ser demasiado frívola. Es por esto que a pesar de que recomiendo encarecidamente el visionado de la cinta, algunos podrían no estar de acuerdo con su planteamiento.

'Four lions' la protagonizan cuatro muchachos londinenses que están preparando su propia yihad para subir al cielo. Pero en lugar de ser terroristas preparados con amplio conocimiento del islam, son unos pobres diablos que creen hacer lo correcto cuando ni ellos mismos saben a quiénes tienen que matar. Unos tipos que pretenden hacer su propia guerra por el islamismo, pero que juegan a la xbox, escuchan pop y les gustan los parques de atracciones. Y esto es porque la película no es sino una sátira en tono de comedia muy negra donde se ridiculiza utilizando la parodia a los extremistas islámicos.

Hemos visto en el cine parodias donde se ridiculizaban ejércitos (MASH), políticos (Teléfono rojo) o a los nazis (El gran dictador), temas delicados que si se tratan bien pueden dar mucho juego. La película tiene un argumento muy bien trenzado y personajes geniales y muy completos, pero además las escenas se suceden naturalmente como sketches donde los protagonistas dan forma a su plan y dan muestra de su estupidez. Los tipos son torpes, tienen ideas absurdas sobre el islamismo y una exagerada sensación de ser observados constantemente. Después de un rato, el espectador debe entender que la película no pretende levantar ampollas.

El uso de un estilo realista por parte del director, Christopher Morris, curtido en la televisión inglesa, y unas excelentes interpretaciones de los actores, completan una de las comedias del año. 'Four lions' es una película muy inteligente e ingeniosa, con un humor mordaz que entretiene de principio a fin.

Lo mejor: El surrealista argumento.

Lo peor: El personaje principal parece demasiado inteligente para meterse en esos fregados.