martes, 23 de agosto de 2011

Super 8 (2011)

Por Juanmez: ***


Cuando mi compañero Carlos despotricó abiertamente sobre J. J. Abrams hace unos días en una entrada, me sumé inmediatamente a su opinión porque también soy de los que considera que es un director muy mediocre al que se le está dando demasiado bombo y platillo últimamente; por no mencionar que es un presuntuoso de cuidado y que su carrera no es desde luego para tirar cohetes. Pero bueno, hoy toca hablar de su película "Super 8", la cual desde su concepción tenía el objetivo de rescatar ese cine ochentero entrañable tipo "ET", "Regreso al futuro" o "Los Goonies" ya desaparecido; o en otras palabras, "Super 8" homenajea intencionada y descaradamente a la cantera de películas más tiernas y exitosas que la productora de Spielberg, Amblin Entertainment, parió durante aquella época con el fin de despertar en muchos espectadores un sentimiento nostálgico que tenían dormido.  


Concretamente, en "Super 8 " nos reencontramos con la vieja fórmula del grupo de amiguetes menores de 15 años, en el que cada uno de ellos posee unos rasgos muy marcados inherentes a su carácter: el mejor amigo, el adicto a los explosivos, el cobardica, la chica (interpretada por una sugerente Elle Fanning, que ya ha aprendido a manejarse frente a una cámara), y por supuesto el cineasta amateur que vuelca todas sus energías en rodar cortos caseros con sus colegas. Este simpático personaje es fundamental para que la historia de Abrams funcione, porque durante uno de esos rodajes su cámara de Super 8 será testigo de un accidente de tren que cambiará sus vidas y la del pueblo en que viven para siempre... No quiero revelar más detalles de la trama porque precisamente una de las bazas principales de la primera hora de película es preservar el origen de los acontecimientos misteriosos que van sucediendo. Sinceramente, me gusta que el suspense se prolongue el máximo posible con el propósito de avivar la intriga del público (esto por desgracia ya no ocurre en muchas películas actualmente). El problema es que una vez descubierto el pastel se pierde la gracia, y el film comienza a decaer irremediablemente. Podría decirse que la segunda mitad no es más que una sucesión de tópicos muy ñoños y secuencias de acción efectistas, pero vacías al fin y al cabo. Debido a esta diferencia abismal entre ambas partes, la calidad de Abrams como guionista queda en evidencia de nuevo, porque da la sensación de que si bien contaba con una premisa muy buena, no había reflexionado demasiado en un cierre a la altura del resto...


Sin embargo, es de valorar el esfuerzo y compromiso de Abrams al embarcarse en este inusual proyecto que rinde tributo a un cine desconocido para muchos jóvenes, y que asimismo supone un soplo de aire fresco dentro de la pobre cartelera veraniega, donde parece que solo hay cabida para los remakes y las adaptaciones de cómic. Por si fuera poco, la cinta cuenta a su vez con una factura y unas interpretaciones intachables que hacen que su visionado sea obligado. Quizás "Super 8" no sea perfecta, pero en la imperfección radica también parte de su encanto; ¡y además hay que recordar que no se le puede pedir mucho más a J. J. Abrams! ¡Demasiado ha logrado el chaval teniendo en cuenta su pésima trayectoria!


Lo mejor: Los títulos de crédito, donde se proyecta el disparatado corto de zombis que los chavales ruedan en la ficción a lo largo de la película.


Lo peor: Su tibio tramo final.

5 comentarios:

Jose MME dijo...

Acabo de ver la peli y, bueno, creo que le dais demasiada caña a JJ Abrams. Ya lo iba a decir cuando Carlos escribió el post aquél pero al final no lo hice, y como veo que vuelve la burra al trigo voy a comentar.
Yo no es que sea fan de Abrams. "Lost" y "Fringe" empiezan a ponerse bien en cuanto él se desentiende (aunque ahora esté muy de moda decir que la temporada buena de "Lost" es la primera, sí, sí, claro, por eso lo único que se acuerda la gente de esa temporada es que había una escotilla para abrir, un monstruo que no se sabía qué era y si acaso la muerte de Boome), y luego la de "Misión Imposible 3" y metiendo también la de "Cloverfield" como suya para mí están entretenidas (no he visto la de "Star Trek", me da alergia el Enterprise. ¿Son pelis notables? No. ¿Son malas? No. O sea, que no es el amo, no sé por qué tiene tantos fans (supongo que por las series que ha hecho, que ya digo que yo las dos que he seguido se ponen bien cuando él las deja) pero tampoco entiendo los palos desmesurados. El tío es solvente, rueda bien y sus pelis no son idiotas (por lo menos no demasiado).
La comparación con Spielberg le hace un flaco favor también, pero es que Spielberg tampoco es que sea la leche en bote. Ha hecho 5-6 películas buenas o muy buenas, pero también ha hecho mierda por un tubo aparte de infantilizar el cine hasta el hartazgo y matar a algún diabético con un visionado (la última media hora de "AI" es imperdonable). ¿"Tiburón" es acaso una película extraordinaria? No, "Tiburón" es una peli buena sin más que vive de su mito.
Y ésa es otra. "Tiburón", "Indiana Jones", "Regreso al futuro", "Los goonies" (ésta sí que es mala), "Cazafantasmas", "Gremlins", "Star Wars" (sí) y todas los clásicos ochenteros o finales de los setenta a los que "Super 8" se supone que homenajea están muy inflados. Son las películas que vimos en nuestra infancia la generación que manejamos internet y el 90% del intercambio de opiniones (otra cosa es que esas opiniones sean válidas o le importen a alguien) y como nos lo pasamos bien con ellas pues las tenemos mitificadas y parece que son buenísimas. Y la mayoría no lo son. La mayoría no pasan de aceptables y otras directamente son porquerías. Si hoy en día ve uno cualquiera de esos "clásicos" alguien que no lo viera en su momento con edad de, como he leído por ahí, "no ver los hilos de la marioneta" las ve ahora, no se le ocurriría jamás tildarlas de pelis siquiera notables a la mayoría (a cuento del remake de "Conan", ¿en serio la del Chuache era buena? por favor...)
Y en ésas está "Super 8". ¿Es mala? No. ¿Es notable? No. ¿Estamos en al año 1985? No, mala suerte. Cojamos el Delorean y pongámosla en el cine Fantasio en el piso bajo los poltergeist y veréis como nuestras versiones infantiles lo flipan con la película, y hoy diríamos que es un peliculón. Pero seguiría sin serlo.

Jose MME dijo...

Voy a destripar algo de la película así que esta parte II de mi chorri-disertación no la lea el que no haya visto "Super 8":

-¿Alguien me puede explicar como un monstruo tan superpoderoso lo tenían encerrado en un laboratorio lleno de aparatos tras unas rejas cuando puede manipular hasta escopetas? ¿En serio me tengo que creer que el bicho no se podía escapar de ahí?

-¿Cómo pones tu furgoneta de tres al cuarto delante de un tren exageradamente grande y sobrevives?

-¿Se supone que los militares que aparecen iban en el tren? Si es así son lentos de cojones.

-El bicho come gente, y se supone que al niño no se lo come porque empatiza con él o algo así porque no le quiere hacer daño. ¿Entonces los que se come o pensaba comer (el de la gasolinera, la de los rulos, la misma Elle Fanning), son gente malvada que quiere hacerle daño?

Estas cosas con menos de 13 años no las piensas y crees que es un peliculón y el mito te sobrevive. Pero si te pilla ya con más años y asqueado de muchas cosas y con un bagaje de miles de pelis vistas pues te hace pensar "pues vale, la peli está entretenida, no es mala, pero mañana ni me acordaré de ella". Eso es el cine de los ochenta.

Juanmez dijo...

Jajajajaja, lo de que el niño protagonista empatiza con el bicho justo antes de comérselo es una chorrada como una catedral de grande, y está claro que mantener a las víctimas colgadas del techo es un pretexto muy barato para que haya película, estoy totalmente de acuerdo en eso. Por no hablar del accidente del principio, muy bien hecho pero a la vez tremendamente exagerado. Spielberg y Abrams se lo pasarían pipa rodando aquello fijo.

Con respecto al cine ochentero del que has hablado, concretamente el auspiciado por tito Spielberg, siento decir que difiero porque es posible que muchas de esas películas no sean tan tan buenas como para tenerlas en un altar y muchas vivan de su mito; pero vamos "ET", "Indiana Jones" y "Tiburón" son peliculones al lado de las que ha hecho Abrams (se mire por donde se mire). De momento han envejecido bien con el paso del tiempo dejando una notable influencia (que ya sea positiva o no es discutible también). A ver si Abrams consigue lo mismo...

Y por último, en relación a lo de "Conan" que has citado en este post: la del Chuache quizás no era la quinta esencia, pero joder, era muchísimo mejor que la que han hecho nueva vamos... A mí por lo menos me divertía, tenía su encanto, escenas memorables y una BSO del carajo. Pienso que está bastante infravalorada sinceramente...

Carlos dijo...

Jose MME, tienes razón en todo, es prácticamente lo mismo que pienso yo. ¿Es Abrams un director notable? No, ¿es malo? tampoco. Eso nos deja con un aprobado raspado, y no creo que sea suficiente para la cantidad de admiradores que tiene.

En cuanto a Super 8, le veo una diferencia con el resto de películas de los 80. Las de los 80, son infantiloides y tienen muchas cagadas también (por dios, en Star Wars los clones son bizcos y ciegos, si no no se entiende que nunca acierten...), pero me da la sensación que Abrams para super 8 ha querido meter cagadas queriendo, en plan 'como en las películas de los 80 había tonterías, yo también las pongo', y eso tampoco es...porque han pasado 30 años y ya sabemos quien es el malo desde el principio, y nos conocemos el final a la hora de la película. No vale la misma fórmula una y otra vez.

Y por dios...con esa catástrofe, ¿quién va a buscar a su amiguita a la boca del lobo? y además, ¿los otros niños no tienen padres o qué?

Juanmez dijo...

Hoy día gran cantidad del cine que se hace intenta emular el éxito que tuvieron producciones del pasado en su día, sirviéndose para ello de viejas fórmulas: igual que "Super 8" pretendía recordar ese cine ochentero infantil, "Australia" hace unos años también fue un intento de rodar un clásico al estilo de "Lo que el viento se llevó" ¡antes incluso de que se estrenara! Esa es la diferencia: los clásicos surgen por sí solos con el paso de los años y hoy día hay tan pocas ideas buenas que se empeñan en fabricarlos. Pero las películas ochenteras de las que habláis iban orientadas a un tipo de público muy concreto (más bien al familiar - infantil) y puede que ahora muchas de las cosas que en ellas aparecían se vean hoy como cagadas, pero indiscutiblemente marcaron una época para bien o para mal, ya que muchas de ellas se han convertido en clásicos por algún motivo. Dudo que sean películas insultantes o estúpidas, porque crearon unos códigos a los que actualmente se sigue recurriendo. Por algo será, no podemos olvidarlo...