viernes, 5 de agosto de 2011

Los pitufos (2011)

Por Juanmez: **


¿Quién no ha tarareado alguna vez la pegadiza canción de los pitufos? Pues si alguno no lo ha hecho nunca, que se prepare porque va a acabar escuchándola tal cantidad de veces durante la proyección que terminará por resultarle tediosa e insufrible, os lo aseguro...La verdad es que mucho se ha hablado en diferentes entradas del blog acerca de "Los pitufos" estos meses atrás, y es que tengo que confesar mi debilidad por estos renacuajos azules que me alegraban las tardes cuando era más pequeño. Supongo que mis ganas de ver la película procedían de un impulso fundamentalmente nostálgico, pues era consciente de antemano que no iba a ver una obra magna que será recordada eternamente; pero bueno, siempre está bien dejar la mente en blanco durante una hora y media con un buen refresco en una mano y un paquete de palomitas en la otra.

¿Y cuál es la aventura en la que se embarcan nuestros protagonistas? Pues como no, el malísimo Gargamel (interpretado por un Hank Azaria en estado de gracia) provoca que los pitufos abandonen su aldea y se dispersen por el bosque. Por desgracia, uno llamado Torpe se equivoca de camino y, junto con otros pitufos (igual de torpes que el que se llama Torpe), encontrarán un portal mágico que los transportará a ... ¡Ta ta ta chánnn! ¡Nueva York! (¿qué novedad, no?) Sin embargo, Gargamel sigue persiguiéndolos infatigablemente, por lo que se ven obligados a esconderse en casa de un matrimonio formado por Neil Patrick Harris y Jayma Mays. Una vez allí, se ven arrastrados por la vorágine de la Gran Ciudad y caen inevitablemente en las garras del consumismo que no existe en su rudimentaria aldea. No hombre, no pasa eso, pero hay que decir que Pitufina (más Katy Perry que nunca) se ve seducida por algún que otro modelito de su talla que hubiera comprado sin dudarlo...

En fin, tampoco se le puede pedir gran cosa a su director Raja Gosnell (cuya carta de presentación son las películas de "Scooby Doo"), por lo menos cumple con la función principal de esta cinta: entretener a los más pequeños (muy muy pequeños, todo hay que decirlo) con chistes tontos, y alguno que otro más gracioso dentro de la media. El guión es tan simple que hasta resulta a veces insultante, incluso algún espectador puede sentirse ofendido, pues a ratos parece escrito por un patán ebrio. Si las situaciones que viven los pitufos en Nueva York hubieran sido un poco más originales y no tan parecidas a las de otras películas, a lo mejor la cosa mejoraría (había escenas en las que parecía que estaba viendo "Encantada" o "Toy story"). Aún así, no todo es tan negativo: Hank Azaria le pone empeño haciendo de Gargamel, y algunos pitufos como el Gruñón o el Escocés tienen su punto.

En resumen, "Los pitufos" no engaña a nadie, se trata de un enlatado infantiloide y veraniego fabricado para que toda la familia pase un buen rato y que más de uno salga con una sonrisa tras haber recordado momentos felices de su niñez. No hay mucho más que añadir...

Lo mejor: Hank Azaria, que se convierte en la auténtica estrella de la función haciendo de un disparatado y escatológico Gargamel.

Lo peor: Llega a ser bastante exasperante cuando añaden el prefijo "pitu" a dos de cada tres palabras de una misma frase. ¡Qué pitucoñazo!

2 comentarios:

Jose MME dijo...

O sea que la pitupelícula pitufa por donde esperábamos que pitufara y no hay grandes pitusorpresas.

Estrenos de cine dijo...

jajajajaja muy buen resumen xD la verdad.. me resultó un poco aburrida.. tiene algún puntazo pero como dice Jose MME, sin pituforpresas xD

PD: Chistes tontos jajajaja..