sábado, 13 de agosto de 2011

El origen del planeta de los simios (2011)

Por Juanmez: *1/2
 


Alentado por la tromba de críticas positivas procedentes de diversos medios, sentí cierta curiosidad hacia esta precuela de la original "El planeta de los simios" de Franklin J. Schaffner, convertida ya en todo un clásico difícilmente superable. A juzgar por estos comentarios, parecía que la intención de explicar con detalle cómo se llegó a la distopía reflejada en la película de fines de los 60 se había cumplido satisfactoriamente; sin embargo y para mi asombro, durante su visionado me encuentro con una historia hueca, carente de contenido y fatalmente resuelta que me deja con una irritante sensación de indiferencia una vez que abandono la sala. Indiferencia que se ha ido convirtiendo progresivamente en desprecio, hasta el extremo de preguntarme: ¿realmente han visto esos espectadores que tanto alaban dicho film lo mismo que yo?

"El origen del planeta de los simios" es un proyecto que no debería sorprenderme, sobre todo teniendo presente que estamos viviendo una era en la que abunda este tipo de cine cuyo único fin, a falta de buenas ideas, consiste en rastrear innecesaria y vagamente los "comienzos" (por llamarlo de algún modo) de numerosas películas que son consideradas icónicas para muchos. Aunque la mayoría de las veces suelen resultar productos que enturbian el recuerdo de las originales (como fue el caso para mí de "Hannibal: el origen del mal"), siempre hay excepciones a la regla: sin ir más lejos "X - Men: Primera generación" este mismo año es una buena muestra de que hay precuelas dignas de ver.

Por lo tanto, el debate es otro: ¿por qué era necesario conocer los orígenes de una historia como "El planeta de los simios", cuyo éxito radicaba en dejar que el espectador imaginara o dedujera cómo se había llegado a esa terrible situación en la que los simios dominaban la Tierra? En mi opinión, la película de los 60 ya era redonda de por sí y no hacían falta más explicaciones, ¡ésa era la gracia! Ahora, 40 años después, pienso que hemos retrocedido en ese sentido: nos lo dan todo más "mascadito" y se empeñan en vendernos la vital importancia que tiene comprender las causas que desencadenan cualquier acontecimiento o relato cinematográfico; ¡cuando en realidad no tiene porque ser así siempre! Con películas tan simplonas como "El origen del planeta de los simios", ¿dónde queda el intercambio razonado de ideas? ¿de qué se va a debatir a excepción de los efectos digitales utilizados en la misma? Sinceramente, después de comparar el cine actual con el de los años 60, es bastante penoso comprobar que por aquel entonces se hacía en ocasiones un cine comercial mucho más arriesgado y atrevido: ¿acaso ese monumental plano final en la playa o el casto beso que le daba Charlton Heston a la chimpancé científica Zira en la película original no fueron polémicos en su día? ¡Eso sí que daba para hablar y pensar durante horas!

Si me he entretenido demasiado con esta disertación ha sido porque la película tiene pocos puntos que comentar. En esta versión no hay "Charltons Hestons" ni doctoras "Ziras" que valgan, aquí nos encontramos con un joven científico (James Franco) que experimenta con monos en una empresa para obtener un tratamiento contra el alzheimer, enfermedad que afecta brutalmente a su padre (John Lithgow). Por desgracia, a causa de un incidente en el laboratorio su investigación queda suspendida, y el protagonista decide llevarse a su casa a un primate recién nacido para evitar que lo liquiden (al que le pone expresión en su rostro el actor Andy Serkis a través de la conocida técnica del "motion capture"). A medida que este primate bautizado como César va creciendo, sufre una acelerada y notable evolución de su inteligencia que le llevará a liderar una rebelión integrada por miembros de su especie...

Mi consejo es que si vais buscando acción a raudales no os dejéis engañar por el tráiler, donde te venden el film como una incesante cadena de secuencias adrenalíticas desde el minuto uno, cuando en realidad todas están concentradas en los últimos 20 minutos siguiendo una estructura torpe y atropellada. El resto del metraje es un preludio excesivamente largo que quizás se salva gracias a un ritmo medio decente y al siempre excelente John Lithgow (a pesar de que su personaje vaya menguando a lo largo de la cinta). Otro que padece el mismo fenómeno que Lithgow es nada menos que el protagonista, pues James Franco también se ve relegado a un segundo plano junto a una guapa (e insípida) Freida Pinto en un momento determinado de la cinta, ya que César se convierte en el auténtico reclamo de la función (aunque si el objetivo era conseguir que el espectador simpatizara con el simio, particularmente conmigo no ha surtido efecto, ni creo que Andy Serkis merezca una nominación al Oscar como se ha especulado). Con respecto al resto del elenco mejor ni hablar porque por un lado Tom Felton sigue encasillado en su rol de niñato chulito al estilo Draco Malfoy y la presencia de Brian Cox es puramente anecdótica, ninguno de los dos aporta nada...

Aparte de esto, no hay aspectos reseñables: el guión parece estar cogido con hilos; las conexiones con la película antigua no están lo suficientemente pulidas; el montaje utilizado para sintetizar y agilizar el transcurso de los años de vida del simio recuerda sospechosamente al que aparecía en "Tarzán" de Disney; los efectos digitales no están del todo perfeccionados para mi gusto, pues no me convencen ni la textura ni movimientos de los monos, a los cuales noto artificiales a ratos (prefiero incluso el maquillaje usado en el fallido remake de Tim Burton del año 2001); y por último, su desenlace es absurdo, patético y apesta a secuela (rezo porque no funcione en taquilla).

Lo mejor: El vecino de James Franco en la ficción, lástima que no le saquen más partido y esté tan desdibujado.

Lo peor: Los subtítulos que aparecen en pantalla cuando los monos se comunican entre sí a través de gestos. ¡Qué patético! ¡Ni en una película para niños como "Jumanji" lo utilizaban! (sin ánimo de ofender a "Jumanji" por supuesto).