martes, 21 de junio de 2011

Retrospectiva: El lector (2008)


Ayer revisé “El lector” de Stephen Daldry (director de “Billy Elliot” y “Las horas” respectivamente), y me apetecía compartir con vosotros esta conmovedora historia en la que el amor más pasional se funde con la literatura más selecta.

Estamos ante una cinta intimista y dura, plagada de infinitos y delicados matices que invitan a la reflexión, alejándose de los maniqueísmos baratos a los que estamos acostumbrados a ver en este tipo de películas que plantean dilemas morales. En esta ocasión, somos partícipes de la instrumentalización de una persona analfabeta que es conducida hacia un
destino insospechado y terrible.

SPOILER

El film se estructura claramente en dos partes muy bien diferenciadas: la primera muestra el inicio y la ruptura de un tórrido idilio secreto mantenido entre una mujer treintañera llamada Hanna (Kate Winslet) y un chico en plena ebullición hormonal llamado Michael (David Kross de joven y Ralph Fiennes de adulto), mientras que la segunda describe el encuentro de ambos ocho años después, en un juicio de criminales de guerra en el cual ella está siendo acusada de colaborar con los nazis. Es entonces cuando Michael, presente en el pleito en calidad de estudiante de Derecho, descubre el gran secreto de Hanna, un secreto que ella misma se niega a revelar en público por miedo a sentirse humillada, aún sabiendo que si lo reconoce podría quedar exculpada del proceso en el que se la está juzgando: Hanna no sabe leer…

Y quizás os preguntéis qué relación guarda esto realmente con su inocencia. Pues prácticamente todo, ya que Hanna es acusada de haber redactado un informe que la implica directamente en la muerte de cientos de judíos. ¡Y a pesar de ello es incapaz de admitir que no sabe leer ni escribir! En este caso la vergüenza y el orgullo le ganan el pulso a la propia verdad. Es muy triste contemplar cómo una persona indefensa es convertida en víctima a través de la manipulación. Pero lo más grave de todo es que Michael, quien está presente, tampoco sale en su defensa impedido por su cobardía, pensando en las nefastas consecuencias que podría traer; y por consiguiente acabará cargando con esa culpa toda su vida…

Si tuviera que decantarme por una secuencia concreta, esa sería aquella en la que Fiennes le manda cintas de audio a Winslet, una vez que ella termina en prisión, con grabaciones de los libros que él le leía durante el breve romance que mantuvieron. Preciosa.

FIN DE SPOILER

El punto de vista de Daldry es nítido, él da pinceladas a esta historia que se dibuja prácticamente sola. Kate Winslet está arrebatadora e inmensa en su interpretación, en sus ojos se aprecia todo el tormento que arrastra a la perfección. Gracias a este personaje se llevó el merecido premio Oscar que tanto anhelaba, un galardón que merecía indudablemente. Bien es cierto que el joven David Kross le da una buena réplica, sobre todo en las generosas escenas de sexo.

En definitiva, “El lector” es una película cruda con una factura técnica impecable que deja una profunda huella en nuestra retina difícilmente olvidable.