viernes, 27 de mayo de 2011

Retrospectiva: Algunos hombres buenos (1992)


Aprovechando que el guionista de “La red social”, Aaron Sorkin, está muy de moda después de haber ganado el Oscar este mismo año, me pareció oportuno revisar el que fue su primer encargo para la pantalla grande: una adaptación de una obra de teatro escrita también por él mismo titulada “Algunos hombres buenos”. Estoy convencido de que a muchos os sonará porque la han echado una infinidad de veces, aunque no en la franja que se merecería a mi parecer… En su estreno tuvo mucho éxito y reconocimiento, optando a 4 premios Oscar nada menos (entre ellos película); sin embargo cuando la emiten por televisión casi nunca es en prime time que yo recuerde, más bien la ponen en el insulso horario de los domingos a las 5 de la tarde. ¿A qué se debe? Es un misterio…

La película es un drama judicial que tiene como protagonistas a dos abogados militares (sendos Tom Cruise y Demi Moore en estado de gracia) a los que se les asigna un caso en el que un marine de la base naval de Guantánamo aparece muerto en circunstancias extrañas. La misión de los protagonistas es averiguar lo que ocurrió exactamente. Las sospechas apuntan a que sus compañeros marines aplicaron una normativa de honor secreta (conocida como “código rojo”) por orden de un mando superior. Como los marines llevados a juicio se niegan a soltar palabra de lo sucedido, la única y difícil opción que les queda a los abogados es convocar al estrado a dicho superior: el imponente coronel Nathan Jessep (un colosal Jack Nicholson). ¿Conseguirán desentrañar la verdad?

De entrada, su guión atrae el interés del espectador porque es muy limpio, no tiene fisuras, y encima está aderezado por unos diálogos sumamente perfilados y pasionales, cargados de fuerza. La dirección no corre a cargo de Sorkin, sino de Rob Reiner; responsable entre otras de “Misery” o “Cuando Harry encontró a Sally”, cintas con argumentos muy dispares pero igualmente efectivas y de gran calidad.

Bajo mi punto de vista, lo más sorprendente del film es ver cómo un inexperto abogado en quien nadie confía apenas, se atreve a cuestionar las bases de una institución tan consolidada y respetada como es el Cuerpo de Marines de los Estados Unidos. Por otra parte, en la película se muestra a la perfección la filosofía de vida que llevan, cuyo lema lo resume todo: “Siempre fiel”. En cierto modo es admirable como los marines cumplen a rajatabla sus normas o la incuestionable obediencia que tienen ante sus superiores. ¿Qué relación guarda esto con la cinta? Pues algo crucial: cuando en el caso se plantea la posibilidad de una discriminación encubierta que existía hacia un marine, se deja entrever que en el ejército a veces priman los intereses propios o los de los superiores sobre otros valores; y si dentro de estos intereses se encuentra el de atormentar al débil del grupo como pasa en este caso, pues se hace sin rechistar. Claro que ¿son ciertas estas terribles sospechas o no? Tendréis que verla para saberlo porque no quiero desvelaros nada...

Centrándome en el reparto, repleto de buenos intérpretes, me gustaría resaltar que todos están formidables. El personaje de Jack Nicholson está hecho a su medida (un absurdo si lo pensamos bien porque este hombre todo lo que hace es inmejorable), cada desaire que hace con un solo gesto de la cara y cada una de sus inolvidables sentencias han contribuido a que la figura del temible coronel Nathan Jessep forme parte de la historia del cine con mayúsculas. Jamás olvidaré el soberbio pulso interpretativo que mantiene con un correctísimo Tom Cruise en el fragmento final de la película, donde Cruise sabe dar la réplica al veterano Nicholson sin verse eclipsado.

Soy consciente de la cantidad de detractores que tiene Tom Cruise en la actualidad y puedo comprenderlo porque su carrera últimamente no se caracteriza por sus aciertos, pero sigo manteniendo que en su primera etapa fue un actor muy carismático que llenaba la pantalla y que demostró que sabía dar el apoyo interpretativo que se le exigía frente a otros grandes del celuloide sin inmutarse siquiera (por ejemplo en “Rain man” con Dustin Hoffman o en “El color del dinero” con Paul Newman). Por su parte Demi Moore también está estupenda, su personaje contrasta mucho con el de los roles que hizo después en “Striptease” o “Acoso” donde explotaba más su despampanante físico. Aquí aparece muy tapadita cuando sale vestida de uniforme, no puede mostrar ni insinuar nada porque lleva abrochado hasta el último botón del cuello prácticamente (lo cual incrementa el morbo de su personaje, todo sea dicho). Asimismo llama la atención la tensión sexual no resuelta existente entre ella y el personaje de Cruise, pues a diferencia de otras películas aquí no se da rienda suelta a la química evidente que hay entre los protagonistas, la cual queda relegada a un discreto segundo plano en beneficio del caso que están llevando juntos (se ve que esto es lo que interesaba al guionista por encima de todo). En cuanto al resto del elenco, destaco la labor de Kevin Bacon, Kiefer Sutherland y un jovencito Cuba Gooding Jr. (mucho antes de ganar su Oscar por “Jerry Maguire”).

Sin duda, si hay algo que identifique al film son sus frases estelares, como hay muchas y no voy a reproducirlas todas porque no es plan, me quedo con la siguiente que le espeta Nicholson a Cruise en un momento determinado del juicio: “¿La verdad? ¡Tú no puedes encajar la verdad!” con esa furia contenida. Insuperable…

Volviendo a lo que dije al comienzo, repito que tengo la sensación de que “Algunos hombres buenos” no conserva el mismo prestigio que tuvo en su día y no entiendo por qué, ya que considero que está muy bien montada, interpretada y dirigida. Además es entretenida y fácil de ver para aquellos que adoren el cine judicial y el buen cine americano de última generación. Os la recomiendo.

3 comentarios:

Jose Manuel dijo...

A ver, si haces una entrada de audio sobre esta peli y sueltas la frasecita hay que decirla con ganas, no tan lacio:

¡¡¡¡TÚ NO PUEDES ENCAJAR LA VERDAD!!!

Juanmez dijo...

jajajaja, ya hijo pero era tarde y tampoco me voy a poner en plan flipado XD

Anónimo dijo...

mu wena entrada. mencanta sta peli, kda vez k la exan x la tele m enganxo