domingo, 8 de mayo de 2011

Imágenes imprescindibles del cine: La dolce vita

“Sylvia, eres la primera mujer del primer día de la Creación…”


Inauguro esta nueva sección con una espectacular e inolvidable imagen de la “La dolce vita” de Federico Fellini. Sé que esta escena en la Fontana di Trevi ha sido comentada hasta la saciedad y que probablemente no descubra nada que ya no se haya dicho sobre ella, pero aún así quería aportar mi granito de arena a una de las secuencias más hermosas de la filmografía del director italiano… En ella aparecen Marcello Mastroianni, en el papel del seductor periodista Marcello, y Anita Ekberg, que interpreta a una célebre diva del mundo del cine llamada Sylvia.

Sylvia se zambulle en la Fontana con uno de sus mejores vestidos, ajena a lo que sucede a su alrededor. Su incomparable belleza rivaliza con la mismísima ciudad de Roma, consiguiendo robarle todo el  protagonismo. En un momento de la secuencia invita a Marcello a meterse también, por supuesto él acepta y ambos acaban fundiéndose en un ardiente beso bajo la cortina de agua que cae incesantemente…

Sin duda el paréntesis que supone esta imperecedera escena resume el film: de entre esa alta sociedad adinerada y decadente, infestada de aristócratas, burgueses y snobs hipócritas, que se nutren de la farsa para sobrevivir y que camuflan el vacío existencial de sus vidas celebrando alocadas fiestas; aparece como contrapunto Sylvia, emulando a Venus recién nacida de las aguas, una maravillosa sirena que se presenta ante los ojos de Marcello (aquí alter ego de Fellini) como un auténtico espejismo, concebible únicamente en el plano onírico… Quizás ella está tan vacía por dentro como lo está la sociedad que Fellini retrata, pero la diferencia es que ella pasa olímpicamente de todo y lo demuestra arrojándose a las aguas de este icónico monumento de la ciudad de Roma. Sylvia es como una sombra, un reflejo, una aparición… En otras palabras, un dulce que el propio Marcello aprovecha para saborear con fruición porque además de hacerle olvidar por unos segundos los problemas que invaden su mente, sabe que, a diferencia de la ciudad donde se halla, está presenciando un instante mágico que no durará eternamente. Eso es “La dolce vita”…

¡Ojalá tuviéramos una Anita Ekberg aquí y ahora!

4 comentarios:

Carlos dijo...

¿Qué pretendes hacer con Anita Ekberg aquí y ahora?

Juanmez dijo...

Lo que estás pensando, por supuesto...

Bécquer dijo...

Pues ya sabes, aqui y AHORA anita Ekberg XDD

http://depaginas.es/images/api/a/f/b/b/1026638506-Anita_Ekberg.jpg

Juanmez dijo...

Ya hijo ya, había visto esa imagen jajajaja, se parece a Ursula de La sirenita XD. No obstante, en mi memoria siempre permanecerá joven como en la imagen...