sábado, 30 de abril de 2011

Thor (2011)

Por Juanmez: ***


Os comento un par de puntos previos:

1º) No voy a mencionar nada de la trama ni de la sinopsis porque lo veo innecesario.
2º) Advierto a todos aquellos puristas que veneren la mitología germana lo siguiente: la película se toma sus licencias porque el film está basado en el cómic y no en las leyendas nórdicas. Así que esto no sería algo criticable.

¿Consigue “Thor” aunar el espíritu creativo tan personal que podía aportar Kenneth Branagh como director con la alterada versión de esta divinidad nórdica que ofrecen los cómics de la Marvel? La respuesta es sí, al menos en mi humilde opinión… En cuanto salí de la sala me dispuse a leer críticas por doquier en las que acribillaban la película cuestionando la dirección de Branagh en todo momento, y tengo que decir que soy totalmente contrario a esta opinión generalizada que inunda la red. ¿Qué esperaba el público ver? ¿Un film al estilo de “Hamlet” o “Mucho ruido y pocas nueces”?

A ver señores, seamos coherentes: estamos ante un blockbuster comercial con una serie de rasgos propios y con todo lo que eso conlleva, por lo que era tremendamente complicado que el realizador británico pudiera meter mucha baza en el proyecto. Entre otras cosas porque el guión tampoco deja demasiado espacio al cineasta para que se pueda explayar con total libertad, seguramente más de una vez se habrá visto con las manos atadas a la hora de tomar alguna que otra decisión argumental o incluso artística. Creo firmemente que, dentro de lo que cabe, ha sabido sacar partido a las relaciones tormentosas entre los miembros de la familia de Thor, incidiendo sobre todo en el conflicto fraternal entre el protagonista y su hermano Loki, con el fin de inyectar descaradamente a la trama ese toque “shakespeariano” que tanto le gusta a Branagh aunque quiera camuflarlo. Como mucho, el único defecto que podría sacarle es que se echa en falta un tono más dramático en alguna secuencia concreta, pero eso tampoco es responsabilidad suya al 100%. Por lo tanto, no entiendo a que viene este acoso y derribo con Branagh, cuando él ha cumplido al confeccionar una cinta entretenida, competente y a la altura de las circunstancias (que al fin y al cabo era lo que yo esperaba, ni más ni menos).

Centrándome ya en la película, empezaré comentando que me ha alucinado el fragmento donde se presenta minuciosamente el luminoso y dorado Reino de Asgard, es visualmente apabullante. También me gustaron los efectos visuales, son espectaculares y aunque se abusa del ordenador, no importa demasiado porque no chirría a los ojos como yo suelo decir. Puede que a algunos les choque esta estética “retro” que recuerda ligeramente a los Caballeros del Zodiaco, pero eso ya depende de gustos. Sé que habrá quien no opine lo mismo, pero considero que la dirección artística en líneas generales es brutal.

En cuanto al reparto no me quejo: Chris Hemsworth me ha sorprendido gratamente porque antes de ver la película pensaba que sería el típico tío frío, inexpresivo y hormonado hasta las trancas que no sabría mimetizarse con el personaje. Sin embargo, no sólo da la talla físicamente hablando; sino que, al contrario de lo que se ha dicho, tiene más carisma de la que imaginaba. Se nota que le faltan tablas, pero no interpreta tan penosamente como he leído por ahí. Siguiendo con el resto del elenco, Tom Hiddleston es idóneo para el rol de Loki, pues transmite sin problemas al espectador los celos que siente hacia su hermano; Natalie Portman y Stellan Skarsgard están aceptables como de costumbre; y por último Anthony Hopkins en el papel de Odín se limita únicamente a reproducir el mismo personaje que le lleva funcionando durante los últimos 20 años, ya despierta compasión en mí… Mención aparte merecen los cameos de Rene Russo (a la que no veía desde “El secreto de Thomas Crown”), Jeremy Renner (el futuro Ojo de Halcón en “Los Vengadores”) y, por supuesto, Stan Lee (artífice del personaje).

Poniéndome en plan crítico, el segmento en la Tierra es algo anodino, se pasa demasiado rápido en comparación con Asgard. Incluso la parte en la que aparece el Destructor carece de interés, y eso que en el tráiler prometía mucho. Tampoco me han gustado los chistes que pretenden hacer reír forzosamente, con un par bastaba. Pero a pesar de estos leves defectos, insisto en que las dos horas se me han pasado volando y que el film ofrece lo que promete: un entretenimiento digno. Un último apunte, aquellos dispuestos a soportar los títulos de crédito aguantad hasta el final en la sala porque os encontraréis con un guiño a “Los Vengadores”.