miércoles, 13 de abril de 2011

Retrospectiva: Los amigos de Peter (1992)


Hace unos meses escribí una retrospectiva sobre 'Beautiful Girls', una película noventera cuyo tema principal era la amistad desde el punto de vista de unos antiguos amigos de instituto que llevan tiempo sin verse. Si bien el principal defecto que vi fue la americanización del guión, por llamarlo de alguna manera, en 'Los amigos de Peter' desaparece. En esta ocasión, el guionista, director y actor Kenneth Branagh se olvida de clichés y lugares comunes para contarnos la misma historia desde una perspectiva más realista y lúcida, más europea al fin y al cabo.

Peter, interpretado por el gran Stephen Fry (el presentador de V de Vendetta, para el que no lo conozca) acaba de heredar la mansión de su padre que acaba de morir. En lugar de venderla, tasarla o alquilarla inmediatamente, decide invitar a sus amigos de juventud (Emma Thompson, el mismo Branagh, Hugh Laurie, Imelda Staunton y Alphonsia Emmanuel), con los que formaba un grupo de cabaret, para pasar unos días después de varios años sin verse. Cuando se encuentran, no todo es tan bonito como parece pues algunos personajes han sufrido hechos traumáticos, otros son infelices en su matrimonio y otros tienen problemas personales. Al igual que en 'Beautiful Girls', nos presentan a los personajes ya crecidos con una vida con la que no están del todo conforme. 'Los adultos somos niños con dinero', dice Branagh en una escena. Pero Peter no sólo los ha invitado para recordar viejos tiempos.

La película presenta los distintos puntos de vista de la vida adulta de una forma bastante acertada. Además nos sumerge en un cúmulo de situaciones de toda índole: divertidas, dramáticas, violentas y vergonzosas. Todo ello sin que el guión se sobrecargue (cosa fácil, teniendo en cuenta la cantidad de personajes) y todo fluya a la perfección. Los diálogos son ágiles y corrientes, pero cargados de significado. Además los constantes puntos cómicos ('¿Usted veía arriba y abajo?') le dan un plus extra. La película parece una sucesión de cortos Sketches, bien enlabazados. Branagh pone las cartas sobre la mesa, esto es lo que hay y lo que nos espera a todos, sin utilizar artificios ni falsedades. Puede que en ocasiones caiga en algunos tópicos, pero realmente se pueden pasar por alto y quedan bien.

Mención aparte para los actores. Me quito el sombrero ante la pareja Laurie/Staunton, ante una genial Emma Thompson y unos inconmensurables Branagh y Fry. Esto sí que es un reparto de altura, actores que ya se conocían antes de la película y que demuestran toda su química en ella.
También hay que tener en cuenta la genial banda sonora, llena de auténticos temazos (Queen, Springsteen, Cyndi Lauper...) que amenizan aún más la película.
Los amigos de Peter es una gran película que tiene todo lo que una comedia (o comedia dramática) debe tener: emoción, alegría y una escena final que quita el hipo.

Carlos.

-------------------------------------------

¿Nunca os habéis preguntado dónde estarán a los que consideráis vuestros mejores amigos dentro de 10 años? ¿Será todo igual o habrá importantes cambios? De eso trata sencillamente "Los amigos de Peter": podría ser un flash - forward de la vida de muchos de nosotros cuando lleguemos a la treintena... Sé que Carlos ha resumido la cinta perfectamente, pero no he podido resistirme y necesitaba comentar también algo porque es una de mis películas favoritas. Además de lo citado por mi compañero, me gustaría resaltar el acierto por parte de Kenneth Branagh a la hora de reunir a un elenco tan eficiente como éste, pues todos están muy convincentes y no se pisan entre ellos en ningún momento (cada uno sabe cuál es su sitio en el film). Fiel a su estilo, el cineasta nos ofrece diálogos inteligentes salpicados con ingeniosos golpes de humor que transmiten calidez y cercanía (la escena en la que la mujer de Branagh en la ficción se come todo lo que hay en la nevera de manera compulsiva tirando por la borda su dieta y su tabla de ejercicios para estar en forma es muy divertida por ejemplo). Las intensas relaciones que mantienen los personajes entre sí son tan creíbles que traspasan la pantalla y consiguen que el espectador se sienta integrado como un colega más del grupo. Estoy seguro de que más de uno sentirá nostalgia durante su visionado... Por otra parte, no tiene precio ver a unos actores de la talla de Stephen Fry, Emma Thompson, Imelda Staunton o Hugh Laurie cuando no eran todavía tan conocidos, ¡están tan jóvenes! Siento predilección por el matrimonio Staunton - Laurie porque pegan muchísimo, se compenetraban tan bien que repitieron como marido y mujer en "Sentido y sensibilidad" de Ang Lee (aunque aquí se llevaban peor). En definitiva, una historia preciosa, entrañable y sincera sobre el valor de la amistad que seguramente no os defraudará.

Juanmez.