miércoles, 16 de marzo de 2011

Retrospectiva: El asesinato de un corredor de apuestas chino (1976)

'El asesinato de un corredor de apuestas chino' probablemente no sea ninguna maravilla y más de uno se aburra sobremanera viéndola, pero es una película bastante interesante de ver, ya que su director, John Cassavetes, es considerado el padre de lo que hoy conocemos como cine independiente y no está mal saber cómo surgió.
Antes que nada, comentaré un poco el argumento de la película. Cosmo Vittelli (Ben Gazzara) es propietario de una especie de Cabaret. El negocio le va bastante bien y siempre está rodeado de chicas espectaculares que trabajan para él. Pero claro, un día las cosas se tuercen cuando en una partida de póker (o blackjack, o lo que sea) pierde veinte mil dólares. Los dueños del casino en lugar de darle la tradicional paliza, se piensan una jugada mejor para él: que asesine a un corredor de apuestas chino. Pero ni el corredor de apuestas ni el plan son lo que parecen.
Después de leer esto, pensaréis que la película no tiene interés ya que el argumento está más que trillado. Y es cierto. Lo interesante de la película, son todos los factores que rodean al personaje de Gazzara, muy bien interpretado por cierto, y él mismo. Cosmo Vittelli es un peculiar personaje que nunca pierde la sonrisa, al que parece que todo le va bien, pero que está bien jodido. El negocio está más bien de capa caída por mucho que él diga lo contrario, pero viaja en limusinas y apuesta. Es un perdedor en toda regla.

John Cassavetes no hila las cosas desde el principio. La primera mitad de la película es una sucesión de hechos casi sin sentido. Escena tras escena, vamos descubriendo la forma de vida de Cosmo, pero realmente nada lleva a la verdadera trama. La película recuerda mucho a Reservoir Dogs, a Harry el Sucio, a Chinatown, a Malas calles...en todo lo que se refiere a la forma. Rueda con muchos primeros planos y muy rápidos, muy cortos. Sus escenas también son cortas y tienen cortes extraños. La cámara va por donde le da la gana, moviéndose sin parar y la improvisación realmente es muy latente. Hay una escena casi al final en la que un tío quiere matar a Cosmo, y nos llevamos diez minutos viéndole moverse por el escenario sin que pase nada y sin que la escena sea lo suficientemente atractiva o estimulante. Un rollazo vamos, sin embargo a mí me gusta. Es una forma de que el espectador se introduzca en la película.
Bajo mi punto de vista, el sentido de la película no es contar el asesinato del corredor chino, sino todo lo que lo rodea, todo el ambiente underground, sucio y asqueroso por donde se mueven los gángsters de pacotilla que amenazan a Cosmo. Sin embargo, Cosmo está a gusto en ese ambiente, adora su club, su ciudad y su vestimenta hortera, y quiere ser alguien tal y como están las cosas, sin cambiar nada.
Leyendo por ahí hay quien establece paralelismos entre la película y la vida de Cassavetes. También hacen análisis concienzudos de ella. Yo no voy a mojarme tanto. 'El asesinato de un corredor de apuestas chino' es una original y extravagante película setentera. Al que le guste el cine de los setenta, sea cual sea, le gustará y se lo pasará bien. Al que no, igual no llega a los primeros 25 minutos. Pero con esta película vamos profundizando en el concepto ese de cine independiente. ¿Si recomiendo la película? Por supuesto que sí, no tiene ningún desperdicio.