viernes, 11 de marzo de 2011

Rango (2011)

Por Juanmez: ***

Basta con ver los primeros 20 minutos de “Rango” para percatarse de que no es una película de animación enfocada a todo tipo de público, en mi opinión va dirigida a un sector más adulto. Quizás por ello huye de los convencionalismos propios de este género narrando una historia ocurrente que bien podría estar protagonizada por actores de carne y hueso, esto se debe a que los personajes no están supeditados a la simplicidad que suele (repito: suele) caracterizar por defecto a las creaciones animadas de otras cintas.
Nuestro protagonista es un excéntrico camaleón que cae por accidente en el desierto de Mojave, y sus pasos le llevan a un pueblo llamado Dirt. Una vez allí es nombrado sheriff, cargo que consigue después de contar alguna que otra mentirijilla improvisada a los habitantes para que crean que es un héroe. Al tener tal responsabilidad, deberá descubrir la conspiración que está detrás de la sospechosa desaparición del agua en el pueblo...

El director Gore Verbinski (quien ya había trabajado con Depp en la saga de “Piratas del Caribe”) firma este peculiar producto que ofrece un arrollador despliegue visual y estético sin remilgos con referencias acertadas en clave de homenaje al western más clásico y puro (“La muerte tenía un precio” de Sergio Leone sin ir más lejos). Para ello cuenta con unos colaboradores de lujo: el director de fotografía Roger Deakins (habitual de los Coen), el compositor Hans Zimmer (que no necesita presentación a estas alturas) y los responsables de los efectos visuales de Industrial Light & Magic (siendo la primera vez que la compañía realiza la producción completa de un film de animación). Contando con todas estas bazas a su favor, era harto difícil que el resultado final fuese de baja calidad; sin embargo reconozco que hay ciertos fragmentos que se hacen pesados a lo largo de la cinta y ralentizan el ritmo de la trama. Pienso que podrían haber sido reducidos o eliminados porque tampoco habrían alterado nada.

Aparte de los mochuelos mariachis cantando (que le dan un toque “Algo pasa con Mary” a la mexicana), lo mejor para mí de la cinta fue el guiño a la memorable secuencia del ataque aéreo de “Apocalipsis now” al compás de “La cabalgata de las Valquirias” de Wagner (claro que aquí reemplazan a los helicópteros por murciélagos).

No quiero cerrar este comentario sin resaltar los diseños de los bichejos, que están muy conseguidos. Aún a riesgo de caer en lo tópico y previsible, mi favorito es el del camaleón Rango: un “alter – ego” hiperbólico de Depp inspirado ligeramente en el personaje que interpretaba en “Miedo y asco en Las Vegas” que reproduce a la perfección todos sus ademanes, muecas y expresiones habituales.

En definitiva, “Rango” es una cinta recomendable para pasar un buen rato en compañía de una cerveza bien fría.