miércoles, 30 de marzo de 2011

Incendies (2011)


Por Carlos: *****
Incendies es una película con algo más que un simple argumento. Si miramos lejos, su intachable guión nos replantea la situación de oriente medio en contraposición con los países desarrollados y nos enseña la historia de los últimos cuarenta años de Líbano y lo que representaron para miles de familias libanesas. Dotada además de una compleja estructura narrativa y un pulso constante en la acción.

El director Denis Villeneuve, desconocido para mí, demuestra ser todo un genio con esta película. Y lo digo sobre todo por su habilidad por tratar dos tramas paralelas en periodos distintos. La película empieza (con una genial escena inicial) con una lectura de testamento por parte de un notario hacia Simon (Maxim Gaudette) y Jeanne (Mélissa Désormeaux-Poulin). Su madre (Lubna Azabal) es una inmigrante libanesa que emigró a Canadá treinta años antes cuya salud no da más de sí. Pero el testamento consiste en una búsqueda: la búsqueda de su padre y de su hermano en Líbano, dos personas de las que Simon y Jeanne nunca habían oído hablar. Por otra parte, la segunda trama nos trasporta a 1970, momento en el que estalla la rebelión libanesa y Marwal, la madre, se las tiene que ingeniar para sobrevivir.

Algo muy positivo para la película es su acción. Para tratarse de un drama, todo transcurre de una forma muy dinámica y la narración es fluida y concisa. Las escenas se suceden homogéneamente y en ningún momento de la proyección nos podemos aburrir. Durante la primera hora aprendemos cómo son Marwal y sus hijos y disfrutamos de los viajes en el tiempo que la película nos va ofreciendo, a los cuales nos acostumbramos al poco tiempo. En la segunda parte, el director nos ofrece escenas geniales, con una tensión constante y estremecedora (que ya quisieran algunos directores americanos). La escena del autobús es realmente buena. La película por tanto, tiene diferentes tintes estilísticos que la hacen aún más interesante.

La película deja al espectador absolutamente pasmado, es un constante subidón gracias a los hallazgos que van haciendo los hijos de Marwal, los cuales el espectador también puede ir adivinado a la misma vez. A pesar de su metraje de dos horas y diez minutos, todo pasa volando. No puede ser más entretenida. Si a esto le sumamos una excelente banda sonora (con temas de Radiohead de por medio) y una interpretaciones que quitan el hipo, sobre todo las de las dos mujeres, amén de un guión solvente y consistente, Incendies se alza como de lo mejor en los últimos meses.

Incendies fue nominada al Oscar a la mejor película extranjera en los últimos años, perdiendo frente a In the better world, ya comentada en el blog (aunque yo aún no la he visto). Además se llevó tres premios en la última Seminci.

Quizás a alguno le resulte una película rara por su narración, o que no sienta empatía por los personajes o la historia en general. Incendies hay que verla sin prejuicios, esperando a la escena siguiente siempre porque lo más seguro es que nos sorprenda con algo bueno. Una película más que recomendable.

1 comentario:

Una cinéfila dijo...

Es una gran película. Nos puede gustar más o menos la temática que trata , pero el guión es magnífico. La intepretación y la puesta en escena son excelentes. Es una película sobria sin grandes tremendismos que va calando en el espectador a medida que avanza el metraje.
Es muy interesante esa doble narración que plantea el director: la vida de la madre y el descubrimiento de esta vida por parte de los hijos; incluso es interesante cómo se involucran ambos hijos de forma sucesiva en la acción, en momento claves. Efectivamente, la banda sonora es crucial, introduciendo sosiego al espectador tras escenas duras.