sábado, 5 de febrero de 2011

Enredados (2011)

Por Juanmez: ***
 


Con el estreno de “Tiana y el sapo” hace un par de años casi, la compañía Disney (ya sin Pixar) reafirmaba con orgullo sus orígenes al recuperar la figura de la princesa clásica como protagonista, y ahora “Enredados” sigue esta misma estela con bastante acierto. A pesar de que las dosis de cursilería y empalagamiento a veces puedan resultar excesivas para cierto tipo de público, hay que tener presente que se trata de una película para niños ¡y que es de Disney! Si no te gustan este tipo de cintas, mi consejo es que te lo replantees antes de entrar...

En líneas generales, me ha resultado muy simpática, tal vez porque desde pequeño me he criado con películas de esta factoría y me ha vuelto a recordar a ese cine de animación que solía ver en mi infancia: puro, inocente y que no recurre al chiste obsceno (como pasa en otros films de animación de hoy día). Es cierto que se abandona la animación tradicional, pero esto no supone un problema porque no se echa en falta; además se mantiene la esencia original del cuento clásico sin perder el espíritu característico de Disney en ningún momento…

Haciendo comparaciones con otros personajes de la galería Disney, el diseño de Rapunzel me ha recordado ligeramente al de Ariel (la Sirenita) y el de Flynn tiene un aire a Aladdín. Cabe destacar lo bien elaborado que está el efecto del pelo de Rapunzel, pues al tener una melena larguísima la usa constantemente para desplazarse de un lado a otro a modo de Spiderwoman y el movimiento de la misma está dotado con una fluidez muy creíble.

El camaleón Pascal y el caballo Maximus son muy chistosos, pero si tuviera que seleccionar un personaje concreto ese sería Gothel porque bajo esa imagen aparente de maldad ¡se esconde una auténtica actriz que está pidiendo a gritos un papel en Broadway por favor! En realidad está asustada porque sabe que si envejece jamás la llamarán para un papel protagonista en ningún musical decente, simplemente se porta mal con Rapunzel porque necesita volcar su frustración en alguien. Si es que es una incomprendida, a mí me da lástima… Dejando las bromas aparte, da escalofríos ver como Gothel manipula psicológicamente a Rapunzel a lo largo de toda la película para aprovecharse de ella, es una villana a la altura.

El compositor Alan Menken (responsable de “Aladdín” o “La Bella y la Bestia”) firma una banda sonora preciosa y muy apropiada, aderezada con unas canciones que en versión original ganan más que en su traducción al español. A veces el doblaje se veía forzado en algunas letras, pero tampoco es tan terrible, se dejan escuchar...

Mi secuencia preferida es aquella en la que Rapunzel sale de la torre, pisa por primera vez tierra firme y se pone atacada de los nervios porque por un lado es consciente de que está incumpliendo las normas, pero por otro se lo está pasando pipa y no quiere regresar. A raíz de esto, entra en un estado de bipolaridad muy divertido.

Quizás “Enredados” no alcance la magnitud de los grandes clásicos de los 90, pero ni falta que le hace porque en mi opinión su atractivo radica en su sencillez. Como he dicho, a mí particularmente me ha dejado satisfecho ¡y además me ha enseñado los múltiples usos que puede tener una sartén!

No hay comentarios: