jueves, 24 de febrero de 2011

The kids are all right (2011)

Por Ronin:***1/2

Nominada al Oscar a la mejor película, además de otros premios de bastante calibre como a mejor guión, actriz (Anette Benning) y actor secundario (Mark Ruffalo), 'The kids are all right' es una interesante película que trata un tema bastante complejo y susceptible como es el matrimonio homosexual y sus consecuencias de una manera bastante acertada. Claro está, que si tenemos en cuenta que en pantalla tenemos a dos de las mejores actrices de Hollywood en un estado de forma impresionante, más el mejor Mark Ruffalo que yo he visto y sumamos un guión muy bien elaborado (con un par de puntos oscuros que luego comentaré), no podía ser de otra forma.
No conocía a la tal Lisa Chodolenko, directora de la cinta. Anteriormente, sólo había llevado a la gran pantalla dos trabajos: 'La calle de las tentaciones' y 'High art', ninguna de las cuales he visto. Es por esto que me sorprende y agrada que esta directora haya conseguido llevar a buen puerto esta historia tan atípica de una forma tan acertada.

El argumento gira en torno a una familia formada por dos madres (Annette Bening y Julianne Moore) y sus hijos. Lo curioso no es que cada madre haya parido a un hijo, sino que el padre biológico, por supuesto desconocido y todo eso, es el mismo, es decir, que utilizaron en su momento el mismo esperma para los dos. Es por esto, que los chicos deciden investigar por su cuenta y contactan con el susodicho (Mark Ruffalo). El tipo parece ser guay (todo recuerda un poco a Juno) y enseguida entabla conversación y parece llevarse bien con los muchachos, un poco cortados al principio. Poco a poco, van conociéndose hasta que por su propio peso, sus madres se enteran y deciden conocer al tipo en persona. Y claro, si unimos esta familia un tanto atípica, con la situación aún más atípica de que sus hijos conozcan a su padre biológico, todo debe desencadenar por supuesto en algunos problemas.

SPOILER

Lo más interesante de la película es ver como la susceptibilidad en estas familias está a la orden del día, no tanto por los hijos, sino por los propios padres (es decir, madres). Durante la primera comida con Ruffalo, se masca un ambiente tenso entre ellos, como si él mirase demasiado a Julianne Moore. Cuando éste la contrata para cuidar su jardín, el personaje de Annette Bening enferma de celos. Debido a su naturaleza discreta y sensata, no arma ningún escándalo, pero se nota que la situación no es de su agrado. Además el hecho de que ese hombre irrumpa en sus vidas tampoco parece gustarle especialmente. No es así sin embargo con el personaje de Julianne, llegando incluso a acostarse con Ruffalo. No sé muy bien que se pretende con esto,yo creo que el personaje de Julianne necesitaba desfogarse con alguien de otro sexo, una liberación, porque quiere al personaje de Bening realmente. También es interesante cómo Bening parece ser la que lleva los pantalones en la casa y sin embargo Julianne es como más sumisa, incluso en la conversación en el restaurante llega a decir algo así como 'nunca me apoyaste en mi carrera, querías que me quedara cuidando a los niños'. Es un punto curioso.
Pero lo mejor, es que en la película no se cuestiona en ningún momento el modo familiar. Todo fluye perfectamente, si una de las dos hubiera sido un hombre, la película sería exactamente igual (a excepción de que en etiquetas no pondría 'homosexualidad'). Simplemente narra una historia protagonizadas por una matrimonio de dos mujeres con sus momentos buenos y sus momentos malos. Unos cuernos sientan igual de mal a una pareja heterosexual que homosexual.

FIN SPOILER

Ahora toca el turno del apartado artístico. Y aquí es cuando yo me deshago en elogios hacia Annette Bening y Julianne Moore, dos actrices portentosas que dan auténtico realismo a la película interpretando a sus personajes de forma genial. Los niños, entre los que están la 'Alicia' Mia Wasikowska, cumplen más o menos, y el señor Ruffalo lo hace realmente bien. Además en versión original la película toma unos tintes que la hacen bastante mejor que en la versión doblada sin ninguna duda.
La dirección también es correcta, todo muy fluido y con sus acentos cuando hay que ponerlos. En cuanto al guión, están las típicas americanadas, como siempre, pero yo ya las tolero. Quizás el final lo resuelvan de la forma más simple, sin muchas complicaciones teniendo en cuenta lo bien que está hilado todo al principio. Además la relación de Julianne Moore con sus hijos no está bien definida, apenas hay escenas. Son algunos puntos flojos en la cinta que por lo demás, cumple bastante bien.

Así que para terminar, recomendar esta película porque se pasa un buen rato. No está edulcorada, todo parece realmente auténtico y los diálogos son ingeniosos. No he visto la serie Modern family, pero supongo que es una nueva onda de hoy en día. Si sigue siendo así de bueno todo, perfecto.

2 comentarios:

Cristina Hidalgo dijo...

Interesante comentario el que has hecho con respecto al paralelismo que puede haber entre el matrimonio homosexual que ellas protagonizan con cualquier otro matrimonio heterosexual. Realmente no hay diferencias y así está enfocada la intención de la película.

Desde mi punto de vista el amor de ellas es tan intenso y personalizado que...por qué va a tener que ser un final difícil? es parte de su relación y creo que no le quita méritos al film, lo interesante se encuentra en todo el transcurso del mismo, creo yo...

Muy buen punto cuando a Julianne Moore le enfocan las piernas y las tiene sin depilar, brutal junto con la escena en la que despide a su jardinero.

En general la película la encuentro bastante atractiva e interesante, la disfruté sin ninguna duda, pero me ha gustado mucho tu entrada Ronin.

Juanmez dijo...

Es muy buena película desde luego, lo mejor: el schokeante y duro momento en que Annette Bening descubre lo que ha hecho Julianne Moore al encontrar restos de su pelo en casa de Ruffalo. ¡Al más puro estilo Sherlock Holmes! Brutal...