lunes, 27 de diciembre de 2010

Retrospectiva: El hombre que pudo reinar (1975)

Hoy os voy a recomendar una película que vi la pasada noche y que me causó una impresión bastante buena. Se trata de 'El hombre que pudo reinar', una producción norteamericana dirigida por John Huston (del que ya escribimos una retrospectiva de otra obra suya, 'El honor de los Prizzi') y producida por la Columbia Pictures en 1975.
El guión de la película es una adaptación de una novela corta de Rudyard Kipling, que aunque quizás no os suene mucho, puesto que es un autor indio, es ni más ni menos que el autor de El libro de la selva o Kim, y ganador del Nobel en 1907, todo un personaje sin duda.
En la película (es decir, en la propia novela), el autor se introduce en plena trama, y pasa a ser un personaje más, interpretado por el siempre carismático Christopher Plummer ('The last station')que se encuentra de golpe en su oficina (es periodista en un periódico indio) con un extraño personaje, que cuando se da a conocer resulta ser un antiguo amigo (Michael Cane) que marchó hacia un extraño destino 3 años antes y al que no veía desde entonces. Su aspecto deja mucho que desear: está sucio, cojo, medio ciego de un ojo y tuerto de otro y probablemente olería mal. Su amigo, de nombre Peachy Carnehan, empieza a narrar su aventura, y pasa a ser el narrador en off durante toda la película.
La historia no tiene desperdicio. Peachy conoce por casualidad a Kipling al robarle su reloj, pero al darse cuenta de que ambos son de una logia masónica, se lo devuelve, entablando una amistad a partir de la cual Kipling conoce a Daniel Dravot (Sean Connery), otro masón que junto con Peachy van a embarcarse en una aventura sin precedente: piensan ir a Kafiristan (buscando en wikipedia ha resultado ser una provincia de Afganistán) para crear un ejército y proclamarse reyes de lugar. Kipling obviamente, les toma por locos, pero él no sabe hasta donde puede llegar la terquedad de estas dos personas.
Huston es un director clásico, de eso no hay duda. Su estilo durante los 60 y 70 poco tiene que ver con las películas de Scorsese, Allen, Kubrick, Lumet, etc, y mucho menos de Spielberg o Lucas. Su estilo estuvo perenne durante toda su filmografía y en ésta por supuesto. El hombre que puedo reinar recuerda a veces a 'La reina de África', cambiando la selva por los paisajes áridos de Oriente, o incluso a 'Cayo Largo', salvando distancias claro. Una especial dedicación a los paisajes y decorados aplicando fotografías del paisaje amplias, ciudades muy bien recreadas históricamente (los mercados de la India, ciudades atestadas de gente...) hacen que esta película sea agradable para la vista, obsequiándonos durante toda ella escenas de gran belleza que Huston supo usar muy bien. Además hay que reconocer la grandeza de su guión, muy sólido y constante y sin altibajos.

Además de que la historia en sí misma es muy atrayente, no sólo por su tema excéntrico, sino por estar situada en esa parte del planeta más bien poco conocida (ya me diréis, Kafiristan), el principal peso de la película bajo mi punto de vista recae en el trío actoral. No tanto en Plummer, que tiene protagonismo en los primeros 25 minutos, sino en Caine y Connery que nos obsequian dos interpretaciones impresionanes, una mezcla de masculinidad brava y amistad en una papera memorable para el cine. Del resto de actores, a pesar de ser desconocidos (el vejete que interpreta al sumo sacerdote fue actor por primera vez a sus 103 años) llenan la pantalla con su exotismo.
El hombre que pudo reinar es una película de aventuras definitiva, que a pesar de no tener la trascendencia de otras de su época como Indiana Jones, no tiene nada que envidiar a ésta, cambiando espectacularidad por calidad fílmica. El honor a la patria, el ansia de poder y por su puesto, por encima de todo, un canto a la amistad. Todo esto son temas que se tratan en esta obra de artesanía donde todo fluye de forma constante, sin atropellos, y donde en la acción las cosas trascurren una detrás de otra por su propio peso. Una obra maestra de Huston que merecía una retrospectiva, así que a pillarla por ahí.

1 comentario:

Una cinéfila dijo...

Efectivamente es muy interesante . Una obra épica sin esa parafernalia estridente de algunas películas de acción. Magnífica interpretación de los dos protagonistas, si bien yo destacaría a Michael Caine que, como siempre, está soberbio. Otro aspecto a tener en cuenta es ese punto de humor que Huston suele añadir a sus
obras y que suaviza a la parte más dramática.