domingo, 19 de diciembre de 2010

Balada triste de trompeta (2010)

Álex de la Iglesia mientras rodaba la serie Plutón Verbenero, en una escena en la que Carlos Areces aparecía disfrazado tuvo una iluminación. Se imaginó a Carlos vestido de payaso y apuntando a un niño. Esa imagen le pareció tan potente que decidió desarrollarla, y acabó haciendo Balada.

He de decir que he ido siguiendo prácticamente todo el rodaje de la cinta gracias al blog que Álex abrió para ello, así que conozco las dificultades que los actores, equipo técnico y el propio Álex pasaron para llegar a buen puerto. Durante el visionado, fui recordando uno a uno los momentos que el director vasco mencionaba en el blog: la escena de Carlos corriendo desnudo por el campo, la escena de Carrero Blanco...así que la película era tal y como me la esperaba. ¡Bien!, no puedo decir otra cosa, me jode mucho esperarme una cosa y que el resultado sea inferior.

Pero el problema principal, reside en la misma historia de la que sólo conocía lo que las reseñas muestran: que un payaso se enamora de una trapecista que a su vez es la novia de su jefe payaso. Todo esto envuelto en el aura de la guerra civil. Hasta ahí me gustaba la idea, y mucho, y siendo como es Álex, que a pesar de dotar a sus películas de una inconfundible muestra de 'absurdismo', al final todo cobra una lógica y un sentido común que hace que nada desentone aunque nada tenga sentido.
Esta vez no ocurre exactamente lo mismo. El absurdismo existe, pero no se arregla. El personaje de Carlos se enamora de la trapecista (Carolina Bang) rápidamente, bien, es algo extraño pero cuela. Lo que no cuela es que la trapecista vaya a buscarlo, sabiendo como es su novio (un tipo cruel y bastante sanguinario), por el simple hecho de que con él se siente segura. De acuerdo, entonces...¿la muchacha busca a Carlos por el día, para sentirse segura y se va con su novio por la noche para que la maltrate?. No me negaréis que es un tanto extraño, o rebuscado. Si en una película la trama principal no me convence, poco se puede hacer. Por suerte Álex es un tío grande y sabe hacer las cosas bien, así que ese detalle, en lugar de agrandarse, casi que se olvida y la película puede continuar.

Antes que nada, decir que la película comienza con un circo en plena actuación. Un grupito de rojos entran en el circo de forma poco amistosa, para darles armas y que entren en combate. En el circo encontramos a un payaso triste (Santiago Segura) y a su hijo, que viendo como su padre se va para entrar en combate (y bien que combate el tío), va a buscarlo a los calabozos, y más tarde al mismo valle de los caídos donde los prisioneros rojos cavan zanjas y sacan piedras.
Después de esto, avanzamos años, cuando el niño ya es adulto y payaso triste como su padre. Entra en un circo, donde el payaso tonto (se supone que payaso tonto es ser lo más grande) es el principal atractivo para los chavales, y que además es un auténtico cabronazo. Además vamos conociendo a todos los personajes: la trapecista, el motorista fantasma, etc. Como dije anteriormente, el payaso triste y la trapecista mantienen un extraño romance, que se ve truncado por culpa de los celos del payaso tonto (Antonio de la Torre), que manda al payaso triste al hospital con varias costillas rotas. El payaso triste de pronto, parece que sufre una transformación en su interior, y su sed de venganza se abre paso.

En el cine de Álex de la Iglesia siempre destacan varias cosas: actores comunes en sus películas, escenas en las alturas, el llamado 'ascopena', término acuñado por el mismo para definirlas...Todos sus elementos aparecen aquí, y con bastante buen acierto. Como dije, el único problema es el que comenté anteriormente, que el simple hecho del extraño enamoramiento entre la trapecista y el payaso triste desencadene la trama es algo que para mí está cogido un poco por pinzas, pero bueno.

Álex es un grandísimo director, y se nota. La película está perfectamente rodada, con un montaje muy rápido y muy bueno. Algunas escenas son realmente chulas, como la última en el valle de los caídos, o la de Carrero Blanco. Absolutamente nada que objetar por esa parte. Los actores perfectos, Carlos Areces debería llevarse el Goya a actor revelación (antes sólo actuó en Spanish movie, y poco más sin relevancia), y Antonio de la Torre está espléndido como siempre. Incluso Santiago Segura, con su breve aparición, demuestra que es un actor muy bueno.

Así que Balada es una película muy recomendable, muy original sobre todo y que demuestra una vez más que el cine español ni mucho menos está acabado.

Ronin.

--------------------------------------------------------------

En relación a lo escrito por Ronin en el último párrafo, opino que "Balada triste de trompeta" no solo demuestra que el cine español no está acabado; sino que además pone de manifiesto, como casi siempre, la altísima calidad que suelen tener nuestros films... Después de este pequeño apunte, aclarar que poco tengo que decir porque Ronin ha resumido espléndidamente la película; una película que, aunque peque de cometer numerosos excesos y tener un argumento más endeblito que el de otras producciones "made in Álex", estoy seguro de que no dejará indiferente a nadie con sus delirantes y provocadoras imágenes.

Nadie mejor para ejemplificar lo que hablo que el crítico de la revista Fotogramas Mirito Torreiro, de quien extraigo a continuación unas palabras textuales de su crítica con las que simpatizo plenamente: "Ahí está lo mejor de este film que igual se puede amar que odiar: que jamás esconde nada, que va a saco, sin cálculos ni tapujos (...) el film, no apto para espíritus delicados, muestra algunas de las más brillantes imágenes de todo el cine español contemporáneo". Y es que razón no le falta porque estamos ante una producción personal a rabiar que genera bandos: o te gusta muchísimo o prácticamente nada. Por no mencionar sus imágenes, detrás de las cuales se detecta la poderosa imaginación del director bilbaíno, quien demuestra que tiene cuerda para rato...
Estructuraré mi comentario en 3 puntos breves, pero no por ello poco relevantes:

1. Reencuentro necesario consigo mismo y con sus fieles: se nota con este film que Álex deja bien atrás su experiencia en tierras inglesas para recuperar su esencia y trabajar más relajado. Reconozco después de todo, a pesar de que a mí me resultó fallida, que "Los crímenes de Oxford" tenía su puntillo; pero aún así era terriblemente impersonal, no parecía firmada por él a ratos... Por fortuna, este mal recuerdo ha sido mitigado con esta nueva película, que cumple todo aquello que prometía cuando vi el trailer, me estoy refiriendo a un desenfreno absoluto que combina lo mejor de su cine: humor negro con chispazos de violencia allá dónde se mire (quien no perciba las descaradas referencias a "La comunidad", "Muertos de risa" o incluso "El día de la bestia" es que jamás ha seguido a este director o simplemente está ciego, con todos mis respetos).

2. Temática arriesgada: seguramente muchos que vean el film criticarán que no profundiza seriamente en la temática de los 2 bandos durante la guerra civil o en el ambiente de la época tardofranquista, pero yo pregunto: ¿tanto nos afectan estas cuestiones todavía que parece que siempre se tengan que tratar forzosamente con seriedad en el cine? ¿es necesario remover la pugna entre las 2 Españas por enésima vez? ¿no podemos reírnos o llorar simplemente durante un par de horas con un par de payasos (que pueden incluso de hecho aludir paródicamente a los 2 bandos que existían)? ¿no es ya bastante valiente la escena final ambientada en el Valle de los Caídos? ¿acaso no es osado ese conglomerado de imágenes que aparece en los créditos iniciales, los cuales aún resuenan en mi cabeza, que reflejan ni más ni menos la particular y ecléctica visión que Álex tiene de nuestra historia reciente? No tengo más nada que añadir...

3. Carlos Areces: todo el reparto está magnífico en líneas generales (Antonio de la Torre se sale concretamente), pero la palma se la lleva Carlos Areces; sin su presencia la película no sería lo mismo: el fragmento de él escondido en el bosque o la secuencia con Franco son para enmarcarlas directamente. Debería ganar el Goya como también piensa mi compañero Ronin, veremos si lo consigue...

Eso es todo, advierto antes de terminar que no es apta para estómagos muy sensibles...

Juanmez.

1 comentario:

Anónimo dijo...

DESDE LUEGO SE NOTA QUE OS GUSTA EL CINE.- HABEIS DESCRITO EL TEMA DE LA PELÍCULA CON UNA EXACTITUD QUE RAYA EN LO PERFECTO. ENHORABUENA.- CADA VEZ SE NOTA MÁS LA PRÁCTICA QUE TENEIS A LA HORA DE DESARROLLAR UN ARGUMENTO.

marietherence