domingo, 21 de noviembre de 2010

Harry Potter y las Reliquias de la Muerte (1ª Parte) (2010)

No sé si soy el más indicado para escribir una reseña de la nueva entrega de la popular saga de Harry Potter que acaba de estrenarse porque, como más de uno sabrá, soy tan fanático de los libros y de las películas que me cuesta trabajo ser objetivo, pero voy a hacer un esfuerzo e intentarlo… Estoy seriamente disgustado, pero no con la película (que se erige en mi modesta opinión como una de las más conseguidas hasta la fecha), sino con el aluvión de críticas negativas que ha recibido por parte de diversos medios que se han limitado a vapulearla sin valorarla en absoluto. Se han cebado innecesariamente para mi gusto… Menos mal que el público (fans incluidos) ha respondido favorablemente argumentando que quizás estemos ante la cinta más cruda, seria e impactante de toda la saga; una saga que ha crecido durante estos 10 años y que ha sabido hacer frente a adversidades de todo tipo (desde el fallecimiento de Richard Harris hasta el cambio de dirección en 4 ocasiones) sin perder nunca su inconfundible sello para el deleite de sus seguidores, que se cuentan por millones en todo el mundo.

Jamás me he considerado un crítico profesional ni voy de sobrado, tan solo expreso aquello que siento cuando veo cine; y tras ver “Harry Potter y las Reliquias de la Muerte (1ª Parte)” afirmo tajantemente que he visto cine del bueno en grandes dosis. ¿Quién diría que David Yates podría dirigir un film de tanta calidad? Analizando sus 2 trabajos previos en la saga, por un lado la adaptación de “La Orden del Fénix” fue un acierto porque en ella se prescindió de todo lo que sobraba del extenso quinto libro para seleccionar únicamente aquello que era vital para entender el conflicto entre Harry y su némesis Voldemort; pero por el contrario “El misterio del Príncipe”, exceptuando diálogos y escenas muy concretas, estaba narrada a trompicones y bajó mucho el listón… En fin, como me llevaría horas escribiendo sobre “el niño que vivió” porque confieso que me encanta y no es plan, voy a tratar de resumir (en la mayor medida posible porque hablaré como un fan y puede que me entretenga demasiado) en diversos puntos por qué me ha sorprendido gratamente esta penúltima entrega:

1. Empezaré por su impecable y fiel adaptación de la obra original. Afortunadamente todos aquellos que pensaban que dividir el último libro en 2 entregas era un despropósito se han equivocado de lleno porque el resultado por el momento es inmejorable (habrá que esperar a Julio del 2011 para ver si la parte final sigue en esta línea). Es muy posible que los que no hayan leído los libros sigan con dificultad algunas tramas secundarias, pero la línea argumental principal se comprende a la perfección. Incluso aquellos detalles que se dejan sin resolver y que sacan de quicio al fan más exigente se perdonan, porque hay que recordar que se trata de un díptico y no sabemos si en la segunda parte tendrán su explicación (esperemos que sí porque disponen de 2 horas y media para hacer lo que quieran y más). El hecho de que haya cabida para todas las tramas secundarias enriquece la película y provoca una mayor aceptación por parte de los fieles, que ansiaban desde hacía mucho tiempo una adaptación más completa, ya habrá lugar en la siguiente parte de contar que Tonks está embarazada o de dónde procede ese espejo que Harry mira sin parar (por citar 2 ejemplos al azar).

2. Su guión es consistente y firme, no hay altibajos que valgan porque posee un ritmo frenético gracias a su vibrante montaje (hay veces que parece que estamos viendo “El fugitivo” en vez de “Harry Potter”). A diferencia de películas anteriores, hay mucha fluidez en el desarrollo de la historia, las secuencias están muy bien hiladas y se pasa de la comedia al drama con pasmosa facilidad (las muertes están muy bien abordadas por cierto); eso sí, reconozco que hay partes que podrían haber sido más profundas o largas (como la boda de Bill y Fleur) y que durante la primera hora todo se sucede de forma bastante acelerada, pero esto también es necesario para acentuar el contraste con la serenidad de la segunda parte del film, en la que el trío protagonista está desorientado y perdido en medio de la nada sin saber qué hacer. Todo el fragmento del aislamiento de ellos que ha sido tildado por muchos de pesado y aburrido, para mí es de lo mejor de la cinta porque les sirve de catalizador a los 3 para cerciorarse del peligro que les rodea, y para madurar en definitiva. Parece que el gran público solo busca acción y efectos visuales a raudales en el cine comercial, cuando los diálogos son igualmente importantes en una película de estas características. Esa sensación de incertidumbre y tensión que ellos comparten se transmite al espectador durante todo el metraje sin problemas.

3. El apartado interpretativo merece un punto aparte porque Daniel Radcliffe, Rupert Grint y Emma Watson se han convertido en auténticos actores. ¡Qué química hay entre ellos! La discusión entre Harry y Ron está muy lograda, y Hermione está fantástica explotando una faceta dramática que desconocíamos de ella (cuando al principio borra la memoria de sus padres es sobrecogedor). Como siempre Ron aporta el toque humorístico que se agradece entre tanto pesimismo y oscuridad. Impagables por cierto las escenas en la que Harry saca a bailar a Hermione para consolarla y la que los 2 están juntos en el cementerio respectivamente, ya que refuerzan la amistad que ambos tienen. Está claro que no son críos, han crecido y han demostrado que pueden convertirse en brillantes actores. Cuando los veía a los 3 interactuando era como si estuviera leyendo el libro, estoy seguro de que Rowling habrá disfrutado como una enana contemplando a sus creaciones desenvolverse con tanta soltura. En cuanto al resto del nutrido reparto, siguen en su línea por muy anecdótica que resulte la presencia de muchos de ellos debido a que en esta parte no tienen demasiada relevancia: Billy Nighy, Helena Bonham Carter, Brendan Gleeson, Ralph Fiennes y Jason Isaacs están clavados, pero para mi gusto los mejores son Imelda Staunton (su papel de la diabólica Umbridge es inigualable) y Alan Rickman (que solo le basta una secuencia para bordarlo). También los 3 actores que interpretaron a los miembros del Ministerio de Magia estuvieron sublimes. El que menos me convenció fue Rhys Ifans como padre de Luna en la ficción porque en el libro me lo imaginé más excéntrico todavía. Y Bonnie Wright haciendo de Ginny es insoportable…

4. Si hay algo que deja sin aliento en esta película son algunas secuencias memorables: la galopante persecución en el Ministerio de Magia cuando se infiltran y tienen que escapar, la divertida escena de los 7 Potters, el ataque aéreo en Privet Drive, la reunión de los mortífagos en la Mansión Malfoy, el tenebroso segmento del Valle de Godric o la destrucción del Horrocrux son algunas de ellas. En esta última concretamente me encantó cuando Ron hace frente a sus miedos. Además es muy creíble la visión que tiene de Harry y Hermione besándose apasionadamente, podría decirse que es algo subidita de tono teniendo en cuenta que la saga de “Harry Potter” no profundiza demasiado en el terreno sexual. ¡Bravo por esta escena!

5. Dentro del apartado técnico resalto su colosal fotografía, las partes rodadas en exteriores son de gran calidad artística, así como algunos primeros planos intimistas que captan los rostros de los actores son igualmente sobresalientes. La banda sonora, que corre a cargo de Alexandre Desplat, no es tan espectacular como en otras películas de la saga; es más bien sobria y minimalista, y a veces parece que juega con la experimentación. Hay fragmentos en los que no hay música a propósito para destacar más los efectos sonoros (ruidos de árboles, de los hechizos, etc). En lo referente a los efectos visuales y los nuevos decorados no hay protesta alguna, son directamente sensacionales (quien me diga que no se imaginaba así la casa del padre de Luna es que no se ha leído bien el libro vamos…)

6. La novedad más admirable de toda la película es, sin duda, el acertado segmento de animación del cuento de “Los 3 Hermanos”, que bien podría competir al Oscar a Mejor Corto de Animación. Se trata de un relato cautivador, preciosista, de estilo "burtoniano" y narrado estupendamente por Emma Watson. Una gran idea incluir diferentes vías de expresión así en este tipo de sagas...

7. Para terminar, el último motivo por el que considero que estamos ante una enorme película es porque redefine la saga en su totalidad, es decir, “Harry Potter” se reinventa como nunca antes se había visto (a excepción de la película de Cuarón): por primera vez no aparecen los cálidos muros de Hogwarts, sino que en esta ocasión el trío se enfrenta al mundo real (y debo apuntar que no se echa en falta el castillo).
 

Antes de concluir este extenso comentario me gustaría enfatizar que vimos solo la mitad de un libro, y por eso habrá personas que no entiendan todo y no tengan más remedio que esperar. Es posible que haya partes más rápidas que otras o que se dejen cabos sueltos, pero es que hay que concebir la película como una de 5 horas. Lástima que haya que esperar tanto para ver ese épico desenlace que todos aguardamos con ansia y que promete convertirse en una obra inmortal.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

pelicula aburrida, a oscuras.... nada que ver con las cuatro primeras.... la mejor el prisioenro de adkaban...

Si la proxima la ha hecho el yates mejor verla en la radio...parece que tiene fotofobia

Juanmez dijo...

Muy respetable tu opinión, pero no estoy de acuerdo; es cierto que "El prisionero" es la mejor sin duda, pero hay que reconocer que en esta película no dejan de pasar cosas constantemente; a diferencia de otras en las que la mayor parte de la acción se concentraba tan solo en la media hora final. A mí no me parece aburrida, sino más seria y con un tono más adulto; pero para gustos ya se sabe... Jejejeje. Sinceramente, me sorprende que Yates la firmara porque ha mejorado mucho con respecto a la anterior. Gracias por opinar!

Anónimo dijo...

A mí si tb m gustó, es una cinta en la k pasan muchas cosas sin parar y tiene un ritmo excelente. Solo la parte dl cuento d ls 3 hermanos es la lexe!!

Ronin dijo...

Por cierto, que esa parte no la rodó Yates, sino un director de animación suizo bastante importantillo. El nombre no me acuerdo...jaja