martes, 19 de octubre de 2010

Retrospectiva: Fuera de onda (1995)


No sé si la comedia “Fuera de onda” perdurará en la historia del cine, pero mentiría si negase que es una de mis películas favoritas, cada vez que la echan me engancho irremediablemente. Para mi sorpresa, he buscado por Internet comentarios de otras personas y, casualmente, coinciden conmigo en que no es un peliculón para reflexionar durante horas (además no creo que lo pretenda, quizás ahí radica la clave de su éxito); pero que entretiene a raudales, y es una pena que mucha gente la infravalore o la desconozca porque en mi opinión (y recalco que es MI opinión) es bastante recomendable, y mi objetivo es intentar argumentar por qué…

La película establece los clásicos contrastes entre diferentes tribus urbanas de un instituto de Beverly Hills, centrándose especialmente en el grupo de las más súper pijas de la muerte porque su protagonista pertenece a ese ambiente tan chic y exclusivo. Cher (interpretada por Alicia Silverstone) es esa chica fashion de la que hablo, y su mayor preocupación reside en escoger el modelito que va a ponerse para ir a clase. Paralelamente, también tiene la necesidad innata de ayudar a todos aquellos que ella considera desamparados, tales como su padre (un reputado abogado) o su amiga recién llegada a la escuela (a quien da vida Brittany Murphy y a la que acoge como una hermana). Pronto Cher se da cuenta de que tiene que dejar de ayudar a los demás en exceso para dedicarse más a sí misma y para centrarse en lo que desea realmente… ¿pero lo llegará a averiguar?

Los más avispados a lo mejor os habéis dado cuenta de que el argumento es una revisión de la novela “Emma” de Jane Austen, con la diferencia de que “Fuera de onda” se enmarca a finales del siglo XX en Estados Unidos y no en la Inglaterra del siglo pasado. Este detalle es interesante porque justo cuando se estrenó a mediados de los 90, llegó seguidamente a los cines una adaptación homónima basada en la novela original, ambientada en la época correspondiente y protagonizada por Gwyneth Paltrow. ¿Surgieron las comparaciones? Por supuesto que sí. Y debo decir que esta última cinta (a pesar de que logró un Oscar a la banda sonora) en lugar de divertir, aburre soberanamente y no capta en absoluto la chispa o la frescura que el relato debería tener; mientras que “Fuera de onda” por el contrario sí lo hace. No hace falta leerse la novela para percibir esto, porque yo no la he leído y veo claramente las diferencias entre una película y otra.

Por mucho que cueste creerlo, la sombra de “Fuera de onda” es alargada porque muchas comedias adolescentes de los últimos 15 años la han tomado de referencia, ya sea directa o indirectamente (por poner un ejemplo la saga de “American Pie”). Este film dirigido por Amy Heckerling supuso, para bien o para mal, el germen de todo lo que ha venido después, es la precursora de un género que hoy día sigue triunfando en la taquilla. La diferencia principal que yo aprecio es que en lugar de explotar los chistes más obscenos y burdos (como pasa cada vez más frecuentemente en este tipo de cine), se dedica a hacer un humor más irónico, ácido y limpio; esto se refleja en algunas secuencias de la película como las impagables clases de debate o el irrisorio momento en que atracan a Cher y ésta parece prestar más atención a no mancharse su vestido de marca cuando el atracador le pide que se tire al suelo que al atraco en sí. También hay un gran repertorio de frases y pullas de ese estilo dichas por su personaje, como cuando está practicando para sacarse el carné de conducir y asegura que “ella no necesita practicar el aparcamiento porque en cualquier sitio de Los Ángeles hay servicio de aparcacoches”, pero no voy a reproducirlas todas aquí porque perdería todo el encanto.

Alicia Silverstone es otro atractivo para ver el film, ya que está idónea en su rol de niña pija superficial y mimada. Podría decirse que es el mejor papel de su carrera; una carrera que se antojaba meteórica, pero que después se deshinchó con el paso de los años… La acompañan en el reparto un aceptable Paul Rudd como su insoportable hermanastro, Dan Hedaya (que está genial como el típico padre malhumorado) y la desgraciadamente desaparecida Brittany Murphy con un papel hecho a su medida (fue, si no me equivoco, su debut en cine).

Mi escena preferida es aquella en la que vemos a Silverstone eligiendo el conjunto que se va a poner para ir a clase a través de un programa de ordenador que es una especie de guardarropa personalizado. Para que lo entendáis bien, el programa muestra una fotografía de ella y todas las posibles combinaciones de ropa que podría ponerse, como si de una barbie virtual a la que vestir se tratase.

Me da rabia que haya sido olvidada o que no sea conocida, porque aunque peque de frívola y no trascienda, es muy graciosa, se ríe de sí misma en ocasiones y ha marcado en cuanto a estilo y ritmo a otras comedias posteriores. ¿Qué más se puede pedir? Desconectad por un rato y echadle un ojo a ver si os convence…

2 comentarios:

Cristina Hidalgo dijo...

FUERA DE ONDA (Clueless) simplemente...BRUTAL! Aún recuerdo la primera vez que la vi, justo después de comer, cuando iba a levantarme a hacer los deberes. Pero apareció ella: CHER, esa ingenua pero arrolladora adolescente que tenía su propio programa de ordenador para combinarse de manera perfecta los modelitos para ir al "insti" (genial esa escena).
Di que sí Juanmez, yo también la recomiendo, aunque sólo sea para ver las discusiones de Cher con su pija mejor amiga o a uno de los mejores personajes de la peli, el chico guapo del insti que tiene un giro inesperado...

Cristina dijo...

En cuanto a la comparación con Emma, evidentemente es incomparable, ya que como bien dices, la película de Gwyneth era insulsísima. Yo no he leído la obra de Austen, pero admiro mucho más esta película por haber sabido adaptar un clásico a la actualidad de manera tan impecable. Y eso no es fácil.
Para mí fue una revelación: cursilería, moda, dinero y lujo en una película que no era irremediablemente absurda? Qué triunfo! Además, descubrí a Brittany Murphy, que sí supo aprovechar el tirón y fue haciendo cada vez más cine, al contrario que la Silverstone, que además engordó. Lo malo es que Brittany adelgazó y adelgazó hasta que se murió, jajajajaja. Pobre, ojalá siguiese viva...
Aparte de las penas, destacar la siguiente frase dentro del diálogo Rudd-Silverstone:
R: Si alguna vez hicieras algo puramente altruista, moriría de la impresión.
S: Esa sería razón suficiente para hacerlo.