jueves, 14 de octubre de 2010

Radiografía a David Fincher

Al igual que hice con Christopher Nolan a propósito del estreno de Origen, ahora le toca el turno a otro gran director de éstos que apuntaron maneras a finales de los noventa y cumplieron todas las espectativas en los 00 (¿cómo hay que llamar a la década que va del 2000 al 2010?).
Nacido en 1962 en Denver. Su padre era editor de la revista 'life', lo que hizo que durante su infancia viajara por distintas ciudades. David decidió que quería ser director de cine tras ver 'Dos hombres y un destino'. Era un chico muy meticuloso y se metía tanto en el cine, que el día que vio Tiburón decidió no bañarse nunca más en el océano.
En lugar de estudiar cine en alguna academia, decidió hacerlo por su cuenta, como asistente de cámara o fotógrafo, hasta que Industrias Light and Magic (la de George Lucas) lo contrató como asistente para 'El retorno del Jedi'. Su experiencia fue creciendo, y comenzó a rodar videclips. El primero de ellos fue "Shame" de The Motels en 1985. A la vez, David rodó un spot para la sociedad americana contra el cáncer. El spot es el siguiente:



Obviamente un spot como este no podía pasar desapercibido, por lo que los productores de Los Ángeles le llamaron para dirigir el documental The Beat of the Live Drum en 1985. A partir de aquí David dirigió a partes iguales videclips y spots (Converse, Nike, Revlon...). Su nombre comenzó a ser importante en el mundillo y su currículum creció. Grabó videclips para Patti Smith, Mark Knopfler, Gipsy Kings, Madonna o Aerosmith. Después de varios años, su momento llegó. Como tantos otros directores provenientes de la publicidad (Scott, Jonze...), le contrataron entre un gran número de aspirantes para dirigir Alien 3.

- Alien 3: Su primera película, y la peor. Quizás le venía demasiado grande o le llegó demasiado pronto, pero la secuela de Alien 2 no cumplió las espectativas. Tenía acción, tenía a Sigourney, pero le faltaba mucho de 'Alien'. Entretiene y nada más. David debería esperar algunos años para consagrarse.

- Seven: Pero todo llega. Seven supuso un acontecimiento casi mundial. No solo para Fincher, sino para todos. Una de las mejores películas del año, de la década, y del género del thriller. En esta película se empieza a notar la buena mano del director, que hoy en día es más que conocido por abordar los problemas psicológicos y demonios de sus personajes y la moralidad de sus acciones en la vida diaria. Seven lo tenía todo: una buena dirección, interpretaciones, banda sonora, guión... Era muy comercial, pero a pesar de todo conquistó a todo el mundo por igual, a críticos, a amantes del thriller, a los espectadores... Nadie termina de ver Seven y se queda igual. La historia, una pareja de policías (Morgan y Pitt) tienen que trabajar juntos para detener a un psicópata que asesina en función de los siete pecados capitales. Cada asesinado, un enigma.

- The game: Un poco menor que Seven, pero igual de eficaz. Fincher no abandonó su línea y nos cuenta la historia de un millonario (Michael Dogulas) que se verá envuelto en un oscuro juego por parte de su díscolo hermano (Sean Penn). Entretiene, abruma, asusta, inquieta...más Fincher por favor.

- El club de la lucha: Película de culto, pero de culto culto eh. No de éstas que se le pone la coletilla para quedar bien. El club de la lucha tiene los mismos admiradores que detractores (me pongo en el primer bando). Su hiperviolento argumento, su oscura fotografía, con esos pasillos angostos, sucios y pegajosos, con esas actuaciones demasiado exageradas (pero no por ello malas), esa atmósfera inquietante, y ese final (que es muy original, aunque muchos digan que no), convierten a 'El club de la lucha' en una película diferente. Mucho de esto es lo que hoy en día hace falta. En cuanto a la historia, Edward Norton hace de un oficinista que conoce a un tipo que fabrica 'jabones', y que le enseñará un club donde lo que se hace es...pelear.

- La habitación del pánico: Película menor de Fincher, que tiene algunos de sus elementos más comunes (una tensión que quita la respiración), pero algo más convencional. Jodie Foster es una divorciada que se va a vivir en una mansión, en la que una noche atracan tres atracadores. Junto con su hija, van a la 'Habitación del antipánico', donde pueden estar a salvo, con línea de teléfono independiente y monitores para ver todos los rincones de la casa.

- Zodiac: Siguiendo su mismo estilo, pero de un modo más clásico. Esta vez Fincher nos cuenta la historia de un asesino maníaco llamado 'Zodiac', pero no lo hace de la misma forma que en sus anteriores películas, sino utilizando unas técnicas más propias de las películas de los 70 que de hoy en día. Sus escenas son más largas, con menos primeros planos, menos rapidez de movimiento y más pausado. Pero igual de eficaz.

- El curioso caso de Benjamin Button: Y Fincher se reinventó. Dejó de lado el thriller, ese género que tanto bien le había hecho, para meterse de lleno en el drama, pero no el drama convencional, sino en uno cuyo protagonista en lugar de hacerse más viejo, se hace más joven. Fue bastante ninguneada por críticos, festivales y en premios importantes, pero creo que fue de las mejores películas de su año, contando parte de la historia del siglo XX (algunos hechos bastante interesantes) y tratando la historia de Benjamin Button (de nuevo Pitt, actor fetiche) de una forma muy natural y nada melodramática. Algunos la tildan de demasiado larga, pero joder...cuenta la vida de un hombre, ¿qué queríais?.



En cuanto a 'La red social', podéis leer la reseña en Películas 2010 para que os quede claro que Fincher es de lo mejorcito que hay en el panorama cinematográfico. Un director diferente, innovador, arriesgado... Su cine es compacto, sabe siempre el rumbo que debe llevar la trama sin andarse con rodeos. Su principal lastre fue Seven, cuya calidad es tan alta que fue el referente para sus siguientes proyectos, pero aún así, al dejar el thriller de lado quizás no la volvamos a tener en cuenta.
En cuanto a sus siguientes proyectos, 'Heavy metal', película coral con numerosos directores y 'The girl with de dragon tatoo', adaptación de 'Los hombres que no amaban a las mujeres'.