sábado, 16 de octubre de 2010

La red social (2010)

Qué bien sienta salir del cine con las endorfinas por las nubes. Y no es broma. Cuando terminé de ver la película, me dije 'dios...que pedazo de película'. Porque la red social es un peliculón, y con esto ya podría dar por terminada la crítica.
La red social trata sobre el nacimiento de Facebook, eso lo sabemos todos. Pero realmente, todo gira en torno a la figura de Mark Zuckerberg (Jesse Eisenberg), tanto es así, que incluso el tono de la película y la narración de esta es acorde con su propia personalidad. Y digo que todo gira en torno a él porque la cinta explora su mente, sus obsesiones, sus pensamientos, su humanidad, y principalmente su inhumanidad. Pero de esto hablaré más adelante.

Una noche, mientras todos estaban de fiesta, a Mark le deja su novia. Cabreado, decide contarlo todo en su blog (o lo que fueran entonces), y no sólo eso: decide vengarse de las tías, ¿y qué hace? crea una página donde los alumnos de Harvard pueden votar a las tías según el criterio de si están buenas o no. Obviamente, Mark es odiado por todo el género femenino, pero junto a su mejor amigo Eduardo Saverin (Andrew Garfield) piensan idear un sistema aún mejor. Para ello, Mark contacta con los gemelos Cameron y Tyler Winklevoss, que le proponen una idea: una red social donde todos los alumnos de Harvard puedan comunicarse, saber de ellos mismos, subir fotos y demás (es decir, todo lo que ofrece facebook). Mark decide ayudarles, sin embargo, durante un par de meses se enfrasca en su pc y se pasa horas y horas programando, hasta terminar 'Thefacebook.com'. El proyecto consigue ser un éxito, pero cuando los gemelos ven lo que Mark ha conseguido hacer, montan en cólera y le demandan.

A grandes rasgos, éste es el argumento principal de la película. El montaje es muy original, puesto que avanza y retrocede para mostrar simultáneamente tanto la vida de Mark como estudiante de Harvard (y la de los demás) y el juicio que tuvo lugar hace poco tiempo, entre Eduardo, Mark y los gemelos Winklevoss, reclamando sus derechos y su dinero. Además está tan bien llevado, que cada uno de los avances no interrumpe la narración, ni satura al espectador, sino que están muy bien dosificados y poco a poco nos vamos preparando para el final de la historia.

Otro punto clave, es como dije antes, la figura de Mark. En la película, pese a ser lo más objetiva posible (un buen punto a su favor), hay algunos detalles que muestran a Mark como una persona obsesiva y egocéntrica. Sin decirlo de forma clara, parece que siente envidia de Eduardo y sus avances en los negocios al principio de formar facebook, y siente envidia de Sean Parker (Justin Timberlake), fundador de Napster y que también tendrá un papel fundamental en la cinta. Además Eduardo a su vez también odia a su manera a Sean, porque éste ve el filón de Mark y lo aprovecha, llevándose poco a poco a Mark, atrayéndolo sin que éste se dé cuenta, para enriquecerse él también. Eduardo ve esto y no lo tolera. Pero no sólo Sean se da cuenta del potencial de Facebook, también otras empresas y entidades, por lo que será la habilidad de Mark lo que hará que Facebook no caiga en otras manos y pueda salir adelante. Además también pone en entredicho a Mark como un 'genio', ya que así es como se le considera hoy en día, como un genio de las ciencias de la comunicación. Todo fue pura potra, facebook nació como una broma, o como un simple juego entre estudiantes, y acabó siendo un auténtico imperio.

Como ya he comentado, la película no es partidista, y aunque muestre claramente como Mark desarrolla Facebook él solito (con la ayuda monetaria de Eduardo), deja caer que la idea pudo provenir de los Winklevoss, pero no es afirmado en el guión, ni que Mark utilizara extrañas artimañas para ir quitándose de en medio a cada uno de sus competidores, aunque estos fueran sus propios amigos.

En cuanto al apartado técnico, mención especial para David Fincher, que demuestra una vez más que es de lo mejorcito de su generación. Tras seven y el club de la lucha, ha visitado diversos géneros: ciencia-ficción (Alien 3), drama (el curioso caso...), trhiller (la habitación del pánico, zodiac) y ahora con la red social vuelve a mostrar que su pulso tras la cámara es iniguable y que siempre sabe lo que quiere. Todo lo demás está genial. Fotografía, ambientación (campus de Harvard, oficinas de Facebook...), montaje (esa escena de las canoas, insuperable)...incluso la banda sonora es genial, con temas conocidos por todos y que animan la película.

Y qué decir de los actores. Jesse Eisenberg está espectacular como Mark, sin duda lo borda. Pese a ser un personaje muy serio y poco alegre, Jesse logra una interpretación llena de registros. Lo mismo para Andrew Garfield. Los dos pueden perfectamente estar nominados a mejor actor en los premios más importantes que quedan en el año. Incluso Justin Timberlake tiene su punto. Los secundarios, todos de lujo.
Pero lo mejor de la película (y es decir mucho, porque todo es bueno), es su guión. Aaron Sorkin sabe lo que hace. Después de trabajar en los complicados guiones de 'El ala oeste de la casa blanca', se enfrasca en ésta no menos complicada historia. Primero nos da lecciones de informática al principio de la película, de economía, de leyes...y todo ello sin que el espectador pierda ni un ápice de interés ni que decaiga la película en ningún momento. Es el mejor guión de lo que llevamos de año (sí, mejor que Origen sin duda).

En resumen, quizás fuera porque iba sin saber lo que me iban a enseñar, o porque siento cierta tirria hacia Mark Zuckerberg por ser el multimillonario más joven del mundo, o por cualquier otra razón; pero sin duda, salí del cine impresionado ante el buen hacer de la película. Facebook queda perfectamente definido en esta película. Su misión y verdaderos propósitos, quedan claros (no voy a contar nada más) y sus entresijos y todo lo que lleva detrás está lleno de trapos sucios. Quizás la historia no sea tal cual, pero yo creo que Sorkin ha sabido llevarla por el buen camino y ha mostrado todo tal cuál fue. Seguro que todos los que tienen Facebook a partir de ahora mirarán su página inicial de otra forma.
Y como colofón, la reveladora escena final...cuánta gente habrá perdido el tiempo viendo como su página inicial de Facebook se actualiza...

Ronin.

------------------------------------------------------------------

¿Quién no tiene Facebook hoy día? Si lo pensamos fríamente es tremendo como en los últimos cinco años las redes sociales han copado un alto porcentaje de ocupación en nuestra vida diaria; ya no hablo solo de Facebook, sino de otras como Tuenti, Twitter, etc. Da miedo como muchas personas se pasan las horas bicheando en ellas y en cómo cotillean las vidas ajenas (aunque algunos lo nieguen todos lo hemos hecho alguna que otra vez, y me incluyo). Admiro a todos aquellos que se resisten y no están inscritos en ninguna, los considero unos auténticos supervivientes de esta adictiva moda que extiende sus tentáculos a pasos agigantados por Internet captando a más usuarios cada día que pasa.

Pues bien, igual de adictiva es "La red social" de David Fincher, película que puede dar la campanada en los certámenes más destacados del año desbancando a otras firmes apuestas como "Origen" de Nolan o la pendiente de estreno "Black Swan" de Aronofsky. Poco más puedo añadir a lo dicho por Ronin porque coincidimos en casi todo, así que como hice en la retrospectiva de "Eva al desnudo" me limitaré a enumerar brevemente todo aquello que me resultó interesante:

1. En la película se exploran meticulosamente las raíces de Facebook y dudo que el tema deje indiferente a nadie porque rara vez nos planteamos con detenimiento los pormenores que existen tras la formación y el mantenimiento de una reputada empresa como ésta (me refiero a la ambición desmedida, las enemistades emergentes, los pleitos judiciales a causa de posibles plagios, etc.). Considero que es un tema de rabiosa actualidad al que se le puede sacar bastante provecho y más cuando el artífice de una de las aplicaciones más populares de la Red en los últimos años no sale bien parado, ya que responde al perfil de un adolescente en ocasiones repelente, desleal, egoísta y más bien asocial. ¡Hay material para rato!

2. La secuencia inicial es impecable y resume el origen de todo: en ella aparecen Zuckerberg y su novia charlando distendidamente en un bar, pero la conversación deriva hasta acabar en ruptura cuando ella alega que no le soporta más y se marcha. Llama la atención que sea un desengaño amoroso del propio Zuckerberg el que desencadenase todo el fenómeno, pues a partir de ahí nace en él un sentimiento revanchista que opta por canalizar en dicho proyecto (primero hace una jugarreta virtual a pequeña escala que ya especificó Ronin y más adelante será cuando se le ocurra ir a lo grande). Parece que una de las motivaciones que impulsaron parcialmente a Zuckerberg para crear Facebook era demostrarle a su ex lo lejos que podía llegar con su invención, es decir, no solo lo toma como un reto profesional, sino también personal porque es como si en el fondo siguiera sintiendo algo por ella y actúa como si quisiera "sorprenderla" indirectamente de alguna forma (como si de una especie de "venganza" se tratase). Desconozco si esto sucedió así en la realidad…

3. Fincher se ha alejado del (afortunado para mi gusto) academicismo que adoptó en “El curioso caso de Benjamin Button” para regresar con un efectivo montaje que guarda similitudes con “El club de la lucha” o “Seven” en algunos aspectos e incluye secuencias bestiales como la de la competición de remo que citó también Ronin. Por otra parte resalto su cuidado guión, cargado de diálogos inteligentes ejecutados a una velocidad tan vertiginosa que es prácticamente imposible apartar la vista ni un segundo de la pantalla. En cuanto al elenco, destaco los trabajos de Jesse Eisenberg y Andrew Garfield porque si el primero está de lujo, el segundo está espectacular (no me extrañaría que recibieran una nominación al Oscar cada uno como se ha especulado). Timberlake tampoco se queda atrás, me convence haciendo del tipo guay y enrollado "trepa - sin escrúpulos" Sean Parker (creador del servidor retirado Napster).

4. Quiero hacer hincapié en la sensación inevitable de asco que me produjo ver a lo largo de la cinta el absurdo elitismo que caracteriza a la mayoría del alumnado de la prestigiosa Universidad de Harvard, del que se hace una radiografía muy crítica; esto se aprecia por ejemplo en las denigrantes pruebas que exigen los mismos estudiantes para admitir a nuevos miembros en las diversas fraternidades, o en las descontroladas juergas y fiestas que organizan de manera privada. También se establece un acentuado contraste entre lo que se conoce como los niños de papá que creen tenerlo todo resuelto cómodamente y los protagonistas, que no pertenecen a dicho estatus (son más bien de clase media) y sienten que deben esforzarse mucho más en sus objetivos recurriendo a otras vías menos ortodoxas si quieren llegar a ser gente importante. No obstante, se da a entender que los más pijos no siempre consiguen lo que quieren tampoco; esto queda reflejado en la chistosa escena en la que los rivales de Zuckerberg, los gemelos Cameron y Tyler Winklevoss que le acusan de robarles la idea, acuden inútilmente al Rector para pedirle ayuda solo por el mero hecho de pertenecer a una familia adinerada. El calificativo más apropiado que se me ocurre para describir esa situación es "ridículo"...

Esto es todo, “La red social” es un profundo análisis del mundo que nos rodea y en cómo se ha reconvertido y transformado a un ritmo frenético e imparable. No sé si Facebook aumentará o descenderá su cifra de seguidores después del estreno de esta producción, pero lo que tengo muy claro es que “La red social” dará que hablar. ¡Qué gusto recibir una buena dosis de cine en vena de vez en cuando!

Juanmez.

No hay comentarios: