domingo, 17 de octubre de 2010

Come reza ama (2010)


¿Sigue siendo Julia Roberts capaz de hacer rentable un producto en el que ella es la protagonista? La respuesta es sí, su inconfundible sonrisa atrae indiscutiblemente al público. Ahora bien, ¿está el guión de “Come reza ama” a su altura? Eso ya es otra cuestión…

Basada en el best seller autobiográfico (con tintes de libro de autoayuda por lo visto) de Elizabeth Gilbert, la película cuenta la historia de una mujer que decide encontrarse a sí misma tras ver como su matrimonio hace aguas, viajando por Italia, la India o Bali nada menos. ¿Valentía? ¿Riesgo? Más bien pelas diría yo… Si el film se titulase “Come y ama” a secas sería ideal porque lo de rezar es una absoluta chorrada, ya que la auténtica moraleja es: si atraviesas una crisis amorosa y tienes pasta (además de tiempo libre claro), podrás viajar a lugares exóticos, conocer gente interesante, comer toda la comida típica de esos lugares hasta ponerte como un cerdo y vivir experiencias inolvidables. Inyectando una dosis de realidad, la gente sin dinero ni recursos tendría que enfrentarse al problema y no podría viajar casi un año entero para evadirse y darle solución. ¡Punto! ¡Eso es todo! ¿Por qué tienen que disfrazarlo con ese rollo al estilo new age de encontrarse con Dios y con uno mismo? ¿Hacía falta acaso ver a Julia Roberts en plan zen o visitando a un chamán? ¡Por favor!

Una de las cosas que menos soporto del film es que vendan un falso panfleto de liberación feminista, me hace gracia porque parece que el personaje de Roberts refleja a una mujer independiente que busca su propia paz, sin ataduras, que rompe con las cadenas de un matrimonio que la oprime; pero claro, paradójicamente está persiguiendo aquello que la mayoría de las mujeres acaba necesitando ¿y para eso tanto viajecito y tanta espiritualidad? Un topicazo en toda regla… Podría decirse que es una de esas películas a las que yo califico de “turísticas”, porque muestran paisajes preciosos captados por una fotografía muy atractiva, así como los clichés más consabidos de las ciudades más seductoras como si de un documental del canal “Viajar” se tratase; pero ya está: esos paisajes y clichés configuran un envoltorio de algo que en realidad está vacío…

Lo mejor de la cinta es Julia Roberts, todos sus devotos estarán satisfechos porque actúa muy bien y pone todo su empeño ante un material tan moñas y cursi. Está claro que es una película para su lucimiento exclusivo y nada más. Aunque del elenco, destaco a Richard Jenkins, muy convincente y profundo en su interpretación; la pena es que al ser un personaje tan dramático dentro de una película más o menos simpática, su triste relato se diluye irremediablemente en el conjunto y ralentiza el argumento de mala manera, dando la sensación cuando acaba el film de que su aparición no era relevante en la trama y sobraba (para un personaje interesante que hay, encima no encaja). En cuanto a Bardem, no está mal pero no hay tiempo suficiente para apreciar su intervención (ya que sale únicamente la última media hora). Eso sí, jamás imaginé que vería a Roberts y a Bardem juntos en un mismo plano y con química (¿alguien lo imaginaba en realidad?).

Desde luego, lo que es realmente escandaloso es su excesivo metraje (la friolera de 2 horas y media), que la hace a ratos soporífera… Hay segmentos que son para cortarlos con tijeras directamente: la estancia en la India se hace muy pesada por ejemplo; al menos la parte en Italia se hace más amena…

Resumiendo, “Come reza ama” vuelve a contar la historia de la típica treintañera que ha sufrido una crisis existencial, decidiendo buscarse las habichuelas en el extranjero (donde todo es idílico) porque puede permitírselo y porque no tiene nada mejor que hacer. Si vosotros tenéis algo mejor que hacer, os aconsejo que no gastéis vuestro dinero en verla… No obstante, si os gusta mucho la Roberts, hay que reconocer que sale guapísima y llena de energía.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Estoy de acuerdo en todo con tu comentario Juanmez, y creo que el personaje de Julia debería tener más fondo, pero como tu muy bien dices, da un gustazo verla en pantalla,. porque aunque se haya retocado estéticamente, el rostro sigue siendo reconocible a pesar de los años que lleva en cine, cosa que no ha pasado con otras actrices que se han "retocado" y eso siempre se agradece.- Tu blog está ganando por momentos. Sigue así.-
marie therence.